El Bosco en la era digital

El Bosco es uno de los artistas más enigmáticos de todos los tiempos, su obra invita a adentrarnos en una versión muy personal sobre el mundo

El Bosco en la era digital
Bernardo Noval/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Si nos situamos frente a uno de los cuadros de El Bosco, lo que más nos llamará la atención no es el estilo, ni la técnica, sino todos los personajes y elementos que aparecen en ella.  

Sin duda, "El Tríptico del  Jardín de las delicias" es la obra más famosa de este pintor holandés. En 1591, la pintura llegó a España después de que Felipe II la adquiriera en una subasta y, desde 1939, forma parte de las obras maestras que conforman la colección permanente del Museo del Prado

A partir de 2016, cuando tiene lugar el V centenario de Hieronymus Bosch, comienza una renovada atención hacia su obra. En la época actual, marcada por la tecnología y la digitalización, no es de menos esperar que se realicen reinterpretaciones de toda disciplina artística a través de las nuevas herramientas tecnológicas y esta atracción también llevó a las nuevas tecnologías a inspirarse de manera directa en la obra del pintor. 

Así, algunos artistas han tomado la obra de El Bosco para crear piezas visuales que se limitan a poner en movimiento una o varias tablas del artista; otros han utilizado como soporte el videoarte para sumergir al espectador en un plano en tres dimensiones, lo que permite que este “explore” el interior de las pinturas. Otros más se han dado a la tarea de mantener la dimensión alegórica de la pintura, pero alterar la forma, el contenido o su significado, actualizándola en el tiempo mediante la incorporación de diversos elementos que nos trasladan a una contemporaneidad más cercana.

Por otro lado, existen proyectos que han introducido figuras humanas en la composición, disfrazadas de personajes que pertenecen al tríptico. Mientras que otros no sólo han utilizado procedimientos digitales para realizarlos, sino que estos medios forman parte explícita de la obra; como la pieza creada en el 2013 por la artista estadounidense Carla Gannis, en la cual suprimió el lenguaje de El Bosco por un lenguaje de emojis, que además, mediante una aplicación móvil, permitía convertir la obra en emoticons con sólo desplazar los dedos por la pantalla.

Recientemente, en febrero de este año, el colectivo Smack, originario de los Países Bajos, presentó en Seúl una versión digital de "El Jardín de las delicias", donde los personajes cobran vida con los miedos del siglo XXI. La obra se llama Speculum y se compone de tres paneles de definición 4k, donde diversos seres conviven e interactúan en un video de tres minutos de duración que se repite de manera continua. 

El origen de este cuadro interactivo fue encargado en 2016 a los artistas del colectivo por el Museo Stedelijk, y así crearon una versión del panel central a partir de la obra original. En 2019, gracias a la Colección Solo, un proyecto de mecenazgo, apoyó y con acompañamiento de la escena artística contemporánea internacional, con sede en Madrid, fueron creadas los cuerpos laterales del paraíso y el infierno. 

En octubre de este año, la obra podrá verse en el Matadero de Madrid, cuando sea la protagonista de la exposición El Jardín de las delicias, un recorrido a través de las obras de la Colección Solo. En esta muestra diversos artistas ligados a la colección, realizarán una revisión bajo su visión personal del fascinante e inagotable cuadro de El Bosco.

POR BERNARDO NOVAL
CEO MUST WANTED GROUP
@BERNIENOVAL
@MUSTWANTEDG 

dza


Compartir