CUIDADOS DE PLANTAS

Monstera: 5 consejos para que siempre esté verde y sana

La Costilla de Adán o Monstera es una planta muy popular que se caracteriza por tener unas grandes hojas verdes partidas

ESTILO DE VIDA

·
Se han catalogado más de 90 variedades de esta popular planta. Foto: Pexels

Cada día son más quienes se suman al furor por las plantas, y la Monstera o Costilla de Adán se ha convertido en una de las favoritas, pues su apariencia la hace perfecta para ser parte de la decoración, por eso hoy te traemos 5 consejos para que siempre esté verde y sana

Es una de las plantas de interior más populares, sus hojas grandes llaman mucho la atención, razón por la que recibió su nombre Monstera, que es el término latino para definir algo monstruoso o fuera de lo normal, en referencia a sus peculiares hojas con cortes y agujeros. 

La Costilla de Adán es una planta muy popular que se caracteriza por tener unas grandes hojas verdes partidas, con tallos flexibles, ya que en realidad es una trepadora, por lo que requiere soportes para mantenerse erguida. También es conocida como Monstera Deliciosa, lo que hace alusión al fruto de la planta, pues en su hábitat natural produce flores y un fruto comestible.

5 consejos para cuidar tu planta Monstera 

Se han catalogado más de 90 variedades de esta popular planta y aunque la favorita sea la deliciosa, existen muchas más que seguro encontrarás y también te encantarán. Al tratarse de plantas de la misma familia, los cuidados que requieren suelen ser muy similares.

La Costilla de Adán es una planta muy popular. Foto: Pixabay

1. Luz y ambiente 

El ambiente original en el que crece la Monstera no se caracteriza, precisamente, por tener mucha la luz, ya que es originaria de las frondosas selvas, sin embargo la luz está tamizada por las copas de los árboles. Si bien necesita un espacio con buena luz, en ningún caso puede recibirla directamente. De hacerlo, el sol podría quemar sus hojas.

Coloca tu planta en una estancia con abundante luz natural pero vigila que nunca reciba luz solar directa. En caso de tenerla en un patio o jardín, siempre debe estar a la sombra. 

2. Riego, uno de los cuidados más importantes

Es una planta que no necesita grandes dosis de agua. El riego depende, en gran medida, de aspectos como la temperatura del momento o el tamaño de la planta. Sin embargo, la pauta habitual es de uno o dos riegos semanales en verano y uno cada 15 días en invierno. 

Toca siempre el sustrato antes de regar, introduciendo un dedo hasta unos 2 cm de profundidad. Si está húmedo no la riegues todavía, espera a que esté seco. Vigila que la tierra no se encharque para evitar que se pudran las raíces.

3. Limpieza

Sus grandes hojas tienden a acumular polvo, así que es importante limpiarlas siempre que sea necesario para que puedan respirar y absorber la humedad ambiental. Hazlo con un paño mojado y cada 6 u 8 semanas rocía por completo con un atomizador o regadera de jardín.  

Una vez se haya escurrido bien y las hojas ya no goteen, puedes volver a ponerla en su maceta y devolverla a su sitio.

Sus grandes hojas tienden a acumular polvo. Foto: Pexels

4. Abono

Los expertos explican que este aspecto debe ser sumamente rigurosos, ya que el abono brindará a la planta fertilizantes que le ayuden a crecer. Lo ideal es aplicar una dosis cada 15 días desde el comienzo de la primavera hasta el final del verano. Durante los meses de invierno, se debe suspender por completo. 

5. Entutorado o guía 

El entutorado es cuestión de gustos, ya que muchos prefieren dejar que su Monstera crezca libre, sin guiar su crecimiento con la ayuda de un tutor. El más empleado es el tutor de coco, un palo de unos 5 cm de diámetro con un recubrimiento de fibra de coco natural.

Las raíces aéreas de la planta treparán por él poco a poco y la planta  crecerá hacia arriba, ganando verticalidad. Otra opción puede ser ayudar a la planta a trepar por una pared o una barandilla. 

SIGUE LEYENDO:

El truco más efectivo para que florezca tu sansevieria

Protege a las Ortigas y conseguirás tener un boticario en tu jardín

Colibríes: 3 flores fáciles de cuidar para atraerlos a tu jardín