Entender el mandato: un mensaje para la oposición

En ese sentido, es fundamental reflexionar por qué la oposición no logró capturar más votos, para así comenzar a preparar el largo camino que resta en defensa de la democracia y en preparación de futuras elecciones

Entender el mandato: un mensaje para la oposición
Guillermo Lerdo de Tejada / Columna Editorial / Opinión El Heraldo de México

Fuera de las emociones que naturalmente generaron los resultados de la elección, es necesario un profundo sentido autocrítico, desde todos los lados, para poder entender los mensajes enviados por el electorado el pasado 6 de junio. Es claro que no todo está perdido para la oposición, pero tampoco pueden echarse campanas al vuelo ni se debe caer en un estado de confort.

Lo primero que debe entenderse es que el oxígeno que recibieron las oposiciones y los espacios que se recuperaron están estrechamente vinculados con sectores que decidieron ejercer un voto de castigo contra López Obrador. No puede haber lugar para confusiones en la oposición, ni mucho menos debe caber la posibilidad - y el grave error - de traicionar este mandato.

Quienes recibieron este voto de confianza tienen a partir de ahora un claro compromiso con quienes vieron en ellos la única herramienta a su alcance para detener la destrucción, los desastres y los altos costos sociales que este régimen ha venido generando desde el primer día.

Sorprende, en ese sentido, que la ola de indignación se haya quedado tan corta. La factura que el electorado le pasó al régimen fue mínima frente al tamaño de las tragedias y del deterioro provocado. Las derrotas y las curules perdidas por Morena y sus aliados no son de ninguna manera proporcionales ante el nivel de negligencia, incompetencia e irresponsabilidad que han demostrado.

Era razonable aspirar a un revés más fuerte para el régimen. En ese sentido, es fundamental reflexionar por qué la oposición no logró capturar más votos, para así comenzar a preparar el largo camino que resta en defensa de la democracia y en preparación de futuras elecciones.

Los resultados y la oferta política presentada por las oposiciones en el 2021 nos dejan diversos esfuerzos loables y valiosos para frenar el deterioro del país; cientos de candidatos que salieron a jugársela en el peor de los escenarios. Pero también nos deja claro que hay un enorme trabajo por hacer, sobre todo desde las dirigencias,para generar propuestas más eficaces y atractivas; mejores estrategias electorales y contar con perfiles más frescosy competitivos.Pero sobre todo, desarrollar narrativas que, a la par de sentido crítico, despierten ánimo, interés y confianza entre la ciudadanía.

Desafortunadamente, es posible que se confirme el triunfo del oficialismo en 12 de las 15 gubernaturas en juego. No es cosa menor y representa una expansión territorial de su poder. En este sentido, el trabajo de la oposición lejos está de haber terminado. Es ahí, en lo local, donde ahora se tienen que dar nuevas batallas; vigilando y exigiendo a los gobernantes entrantes con la misma vehemencia que se hace al presidente.

A nivel federal, hay que aprovechar que se logró arrebatarles la mayoría calificada en la Cámara de Diputados. No hay excusa: ningún diputado de oposición puede traicionar su mandato y claudicar ante las presiones que enfrentarán desde el poder. Vienen luchas cruciales: desde la defensa del régimen constitucional hasta la designación de los nuevos consejeros del INE.Y también la oportunidad de poner sobre la mesa agendas abandonadas por este gobierno como la de los derechos de las mujeres, el medioambiente, la salud y la calidad educativa.

La oposición no puede perder el tiempo ni titubear en el camino. Comprendamos con precisión el mandato de las urnas, para no equivocarnos durante los próximos tres años y concentrar esfuerzos en el trabajo que resta por hacer para contar con una alternativa no solo digna y competitiva, sino también que ofrezca las soluciones que el país merece.

POR GUILLERMO LERDO DE TEJADA SERVITJE
DIPUTADO CIUDADANO EN EL CONGRESO DE LA CIUDAD DE MÉXICO
@GUILLERMOLERDO

PAL


Compartir