UN VERDADERO MISTERIO

¿Un mensaje del espacio? Detectan cinco ráfagas de radio a más de 4 mil millones de años luz de la Tierra

Estas ondas son muy intensas y suelen durar pocos milisegundos, se cree que provienen de agujeros negros, estrellas de neutros u OVNIS

MUNDO

·
Este fenómeno proveniente del cosmos entusiasma a la comunidad científica porque: son raros y efímeros.Créditos: Especial

Cualquier señal del hiperespacio emociona mucho a la comunidad científica porque podría tratarse de otros seres tratando de comunicarse con nosotros. Ahora, los astrónomos han detectado cinco nuevas ráfagas de radio rápidas a más de 4 mil millones años luz de distancia. Y es que estos fenómenos han sido tan estudiados, que se cree que pueden provenir de agujeros negros, estrellas de neutrones o incluso de "origen extraterrestre" como los ovnis. Durán solo 3 segundos y en específico, esta ráfaga es mil veces mayor al promedio. Por ello, de todos los misterios astronómicos, ninguno produce tanta emoción en los últimos años como las también conocidas por su abreviatura, FRB. 

A través de estos "platos" de 25 metros de diámetro es que se logran detectar las FRB. FOTO: Especial

Estos "destellos de luz" extrañamente brillantes se registran en la banda de radio del espectro electromagnético, y aparecen temporal y aleatoriamente desde el espacio. Posiblemente provienen de agujeros negros, estrellas de neutrones o incluso extraterrestres. Oscilan entre una fracción de milisegundo y unos pocos segundos antes desaparecen sin dejar rastro. Ahora, los investigadores han anunciado que detectaron las nuevas cinco FRB gracias a una actualización del radiotelescopio de síntesis de Westerbork en los Países Bajos.  

Viajaban a la Tierra a través del espacio y tres de estos FRB perforaron a nuestra vecina Triangulum Galaxy, una galaxia en espiral a unos 2,73 millones de años luz de distancia. Las otras dos ráfagas se detectaron en 2019, pero solo ahora se detallaron en un nuevo artículo de un equipo internacional dirigido por Joeri van Leeuwen en la Universidad de Ámsterdam.

Periodismo de la más alta calidad: síguenos en el nuevo Google News Showcase

"Las ráfagas de radio rápidas (FRB) deben estar alimentadas por mecanismos de emisión de energía únicos", dice el equipo en su artículo. "Descubrimos cinco FRB nuevos, una adición significativa a los aproximadamente 100 publicados en ese momento". 

No son perceptibles ante el ojo humano

Lo más extraño de estos elementos espaciales es que no pueden percibirse a simple vista, pero tampoco son infrecuentes. Vienen de todas partes del cielo, pero han dejado perplejos a los investigadores durante años porque su causa es poco conocida. Es posible que sean emitidos por estrellas de neutrones, donde los núcleos colapsados de algunos astros masivos que acumulan aproximadamente la masa de nuestro sol en una región del tamaño de una ciudad. Pero los científicos también han sugerido que podrían ser señales artificiales creadas por seres inteligentes. En 2017, un equipo del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian dijo que podrían provenir de transmisores extraterrestres lejanos que alimentan sondas interestelares.

Atraviesan todo el espacio hasta llegar al último rincón. FOTO: Especial

El profesor Avi Loeb del instituto aseguró que "vale la pena contemplar" un origen artificial de estas señales. Cuando se apaga un solo FRB, contiene 10 billones de veces el consumo anual de energía de toda la población mundial. Los destellos son tan poderosos que los radiotelescopios pueden detectarlos a más de cuatro mil millones de años luz de distancia. Pero estudiar las ráfagas de radio es difícil porque nadie sabe en qué parte del cielo ocurrirá el próximo estallido. Es más, cada uno suele durar solo un milisegundo —aunque el año pasado los expertos anunciaron el descubrimiento de uno que dura tres segundos que fue mil veces más que la media—. 

¿Qué son las ráfagas de radio rápidas? 

  • Los FRB han dejado perplejos a los investigadores durante años, pues aparecen como señales fugaces del universo distante que aún no se pueden explicar de manera definitiva. Se cree que estos breves destellos pueden provenir de agujeros negros o estrellas de neutrones, aunque algunos incluso han especulado que pueden ser de origen extraterrestre.
  • El primer FRB fue visto, o más bien "escuchado" por radiotelescopios en 2001, pero no fue descubierto hasta 2007 cuando los científicos estaban analizando datos de archivo.
  • Pero fue tan temporal y aparentemente aleatorio que los astrónomos tardaron años en aceptar que no se trataba de una falla en uno de los instrumentos del telescopio.

¿Cómo se detectan estos pulsos de radio?

Los expertos confían en los telescopios terrestres estacionados en todo el mundo para detectar estos pulsos de radio transitorios rara vez que ocurren. Astrónomos habían actualizado el conjunto de radiotelescopios en Westerbork con una nueva supercomputadora llamada Apertif Radio Transient System (ARTS). En este sitio fue construido el antiguo campo de detención nazi de la Segunda Guerra Mundial, donde contiene 14 "platos", cada uno de 25 metros de diámetro. Esta actualización fue equivalente a cambiar la calidad de visión de la matriz de la de una mosca a la de un águila, según el equipo. 

"Uno no puede simplemente ir a comprar la electrónica compleja que necesita para esto", dijo el autor del estudio, Eric Kooistra, del Instituto de Radioastronomía de los Países Bajos. "Diseñamos la mayor parte del sistema nosotros mismos, con un gran equipo. Eso resultó en una máquina de última generación, una de las más poderosas del mundo”.  

No son perceptibles al ojo humano, por lo que teóricamente "se escuchan". FOTO: Especial

Por su parte, la supercomputadora ARTS ahora combina continuamente las imágenes de 12 platos de Westerbork para crear una imagen nítida en un campo de visión masivo.  Anteriormente, los radiotelescopios solo podían indicar aproximadamente dónde se produjo una FRB, pero ARTS ahora permite a los expertos indicar con precisión la ubicación exacta de una ráfaga de radio. Se sabe que estos perforan otras galaxias en su camino hacia la Tierra, y los electrones en esas galaxias —normalmente en su mayoría invisibles— distorsionan los destellos. Rastrear los electrones invisibles y los átomos que los acompañan es importante porque la mayor parte de la materia del universo es oscura y todavía sabemos poco al respecto. 

Los investigadores descubrieron que a medida que los cinco FRB viajaban por el espacio, tres "atravesaban bien" el halo de la galaxia Triangulum, también conocida como M33. Luego interceptaron el halo de la galaxia de Andrómeda —M31—,  mucho más grande —y que está cerca de M33— para finalmente atravesar el disco de nuestra propia Vía Láctea. A partir de nuevas imágenes nítidas, los astrónomos pudieron estimar el número máximo de átomos invisibles en Triangulum por primera vez. El equipo ahora quiere saber más sobre cómo y por qué los FRB llegan a ser tan brillantes, así como su misterioso origen. Cabe destacar que el estudio ha sido publicado en la revista Astronomy & Astrophysics

Las ráfagas de radio rápidas son emisiones breves de origen desconocido

Las ráfagas de radio rápidas, o FRB, son emisiones de radio que aparecen de forma temporal y aleatoria, lo que las hace no solo difíciles de encontrar, sino también de estudiar. El misterio radica en que no se sabe qué pudo producir un estallido tan corto y agudo. Esto ha llevado a algunos a especular que podrían ser cualquier cosa, desde estrellas que chocan hasta mensajes creados artificialmente. Investigadores del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian señalan que los FRB se pueden utilizar para estudiar la estructura y la evolución del universo, se comprenda o no completamente su origen. Una gran población de FRB lejanos podría actuar como sondas de material a través de distancias gigantescas. 

Finalmente y después de atravesar varias galaxias a su paso, fue comprensible para nosotros entender tan extrañas señales. FOTO: Pexels

Este material intermedio desdibuja la señal del fondo cósmico de microondas (CMB), la radiación sobrante del Big Bang. Un estudio cuidadoso de este material intermedio debería brindar una mejor comprensión de los constituyentes cósmicos básicos, como las cantidades relativas de: 

  • Materia ordinaria.
  • Materia oscura.
  • Energía oscura.

Las tres afectan la rapidez con la que se expande el universo. Asimismo, los FRB también se pueden usar para rastrear lo que descompuso la "niebla" de los átomos de hidrógeno que impregnaron el universo primitivo en electrones y protones libres, cuando las temperaturas se enfriaron después del Big Bang. 

 

Sigue leyendo: