ESTILO DE VIDA

Respira profundo antes de saber por qué cada vez más gente guarda el agua de los huevos hervidos

Descubre por qué no debes tirar el líquido después de la cocción.

ESTILO DE VIDA

·
Huevos, cocinar huevo, agua.Respira profundo antes de saber por qué cada vez más gente guarda el agua de los huevos hervidos. Fuente: Pinterest

Tener huevos cocidos es una bendición, porque en pocos minutos te puedes preparar un plato rápido y delicioso. Rellenos, en ensalada o incluso solos con una pizca de sal o un poco de mayonesa. Puede decirse que son un alimento delicioso, saludable y socorrido. 

Cuando hablamos de los beneficios de tener huevos cocidos, quizás no lo sabías pero también hablamos de los beneficios de cocerlos. Si hasta ahora, una vez cocidos esos ingredientes, tirabas el agua, es el momento de dejar de hacerlo y te contamos el porqué. Te sorprenderás al conocer el destino del líquido.

Los huevos cocidos son una rápida solución para preparar un menú rápido y saludable.
Fuente: Freepik

Cómo usar el agua de los huevos

Vale señalar que luego de cocinar los huevos, puedes utilizar el agua y una de las opciones es el riego de tus plantas. Tal vez, te sorprenda el destino, pero vale destacar que el líquido de la cocción de estos productos, contiene los minerales que están presentes en la cáscara. Es por ese motivo, que se importante para tus plantas por el aporte extra de nutrientes.

En el caso de que desees reutilizar el agua de cocción de los huevos para regar las plantas, debes tener cuidado de no excederte. Esta es una solución particularmente concentrada de calcio y minerales que podría dañar tus flores. Sin embargo, es adecuada para todo tipo de plantas, tanto las que prefieren el ambiente exterior como las de apartamentos.

El agua usada para cocinar huevos es ideal para el riego de plantas. Fuente: Freepik

Vale mencionar que debes usar este fertilizante casero al menos una vez al mes, no más. Además, el agua también es rica en calcio, un elemento beneficioso que fortalece las raíces y mantiene en equilibrio el pH del suelo, aspecto fundamental para que el tallo crezca fuerte y vigoroso. También es un nutriente para la planta, pero recuerda dejarla que se enfríe por completo antes de usarla para el jardín. De hecho, el calor podría ser dañino, tanto para el suelo como para las raíces. Además, es un gran repelente de insectos.