MASCOTAS

Mascotas y los beneficios a tu salud mental: 5 razones por las que tus animalitos son tus mejores aliados

La interacción con los animales impacta directamente en cuestiones como la disminución de posibilidades para desarrollar cardiopatías y el incremento de sustancias como la oxitocina y la dopamina

ESTILO DE VIDA

·
Los animales de compañía suelen ser parte importante de la familia, pero su impacto en tu vida es mayor del que imaginas. Foto: Pixabay

Los animales de compañía se han convertido en miembros importantes para todas las familias o personas que han decidido adoptarles y volverlos parte de su hogar, lo que ha propiciado que se investiguen cuáles son los efectos o beneficios de tenerles cerca. El vínculo entre la humanidad y los animales ha sido objeto de diferentes estudios en los que solo se resalta la fortuna de aquellas personas que tienen una mascota. 

Tal como ocurrió con las investigaciones realizadas por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) o por la American Heart Association, organizaciones que revelaron la importancia del vínculo con nuestras mascotas. Las personas especialistas en el tema, pertenecientes a los NIH, confirmaron que la relación que tenemos con los animales de compañía puede tener un impacto positivo en las personas, pues reduce el estrés, estimula el estado de ánimo, alivia la sensación de soledad e incrementa las oportunidades de socialización

Las mascotas alivian la sensación de soledad. Foto: Pixabay

¿Cuáles son los impactos de las mascotas en nuestra vida?

Bajo esta misma línea, lo establecido por la American Heart Association ha comprobado que la interacción con los animales impacta directamente en cuestiones como la disminución de posibilidades para desarrollar cardiopatías y el incremento de sustancias como la oxitocina y la dopamina. De acuerdo con Forbes, en el documento titulado "Cinco formas en las que las mascotas ayudan con el estrés y la salud mental" se establecen los siguientes beneficios al tener una mascota como parte de nuestra cotidianidad. 

  • Compañía: Vivir con una mascota implica que nunca estás solo o sola en casa. Además, la interacción con los animales es una forma de ayudarte a conectar con lo que te rodea, ya sea la naturaleza o tu misma comunidad. 
  • Estimula el estado de ánimo: Solo mirar a tu mascota puede hacerte feliz. Está comprobado que el contacto visual con tu perro libera una hormona que te hace sentir feliz: la oxitocina, también conocida como la hormona del amor. 

  • Rutinas saludables: Al tener mascotas también te comprometes a hacerte cargo de sus necesidades todos los días, lo que te permite establecer un horario o una rutina para hacer ejercicio, alimentarlo, etc. Tener una mascota también incrementa tu sentido de la responsabilidad

  • Reducción del estrés: Gran porcentaje de las personas que tiene mascotas en casa han asegurado que acariciarles es una forma tan rápida como eficaz de reducir su ansiedad y sus niveles de estrés. 

  • Una vida social más activa: Los perros, por ejemplo, también nos ayudan a tener una vida social más activa, pues son el pretexto perfecto para interactuar con otras personas que se acerquen a acariciarlo o a preguntarnos su nombre.

Tener una mascota incrementa tu sentido de la responsabilidad. Foto: Pixabay

Recomendaciones si deseas adoptar a una mascota

Si después de leer toda esta información estás pensando en tener una mascota, es importante que estés consciente de todas las responsabilidades que esto implica, por lo que debes considerar si realmente tienes tiempo para cuidar a un perro o un gato como requieren. Recuerda que este no es un compromiso a corto plazo, pues pasarás varios años de tu vida en compañía de la mascota que elijas para ti. 

Además del tiempo que tienes disponible, lo primero que debes plantearte es si tu estilo de vida pude adaptarse para tener una mascota. Si la respuesta es afirmativa, deberás contemplar tu entorno y considerar la especie, tamaño y edad de la mascota que puedes tener. Infórmate respecto a los posibles requerimientos que pueda tener y no aceptes una mascota sin antes contemplar el nivel de responsabilidad que implica.