Alguna de estas 5 candidatas ocuparía el puesto de la magistrada Ruth Bader Ginsburg: FOTOS

Trump tiene garantizada la aprobación por parte del Congreso y prometió  tomar una decisión entre este viernes y sábado

Alguna de estas 5 candidatas ocuparía el puesto de la magistrada Ruth Bader Ginsburg: FOTOS
CINCO CANDIDATAS.. Las posibles manos en las que podría quedar este importante cargo.

La prensa de Estados Unidos coloca a dos de cinco aspirantes domo las favoritas del mandatario Donald Trump para ocupar el puesto vacante de la magistrada Bader Ginsburg en la Corte Suprema. Las dos predilectas son las juristas Amy Coey Barrett y Barbara Lagoa. 

Trump tiene garantizada la aprobación por parte del Congreso y prometió  tomar una decisión entre este viernes y sábado. Sin embargo, además de ellas, están otras 3 candidatas que contenderán por el puesto de la difunta magistrada Ruth Bader Ginsburg. Aquí te dejamos una lista de las posibles manos en las que podría quedar este importante cargo.

 

Amy Conney Barrett

Barret tiene 48 años y está ampliamente considerada como favorita. Ya estuvo entre los finalistas para la segunda nominación del alto Tribunal, que finalmente obtuvo el juez Brett Kavanaugh. Es católica, devota y tiene 7 hijos. Es la favorita de los conservadores religiosos, porque es antiaborto.

Fue nominada por Trump a la Corte de Apelaciones del 7mo Circuito federal y confirmada por el Senado en Octubre de 2017 por 55 votos a favor y 43 en contra.  El séptimo circuito cubre  los estados de Illinois, Indiana y Wisconsin. La sede está en Chicago

 

Barbara Lagoa

A sus 52 años, Lagoa es una juez colaboradora cubanoestadounidense de Florida, quien fue nominada por Trump en 2019 para servir ala Corte de Apelaciones del 11mo circuito. Su nombre estaba en la lista de posibles elegidas, que publicó la Casa Blanca este mes.

Fue criada en Hialeah, un suburbio de Miami en medio de una considerable población latina. Es hija de exiliados cubanos que huyeron  del regimen de Fidel Castro. Habla un español fluido y tiene un sólido historial conservador como magistrada. 

Su posible nominación se presenta como una forma de que Trump  refuerce su apoyo en un estado de crucial indecisión   donde los sondeos recientes han mostrado a la cabeza un estrecho margen al candidato demócrata, Joe Biden.

Lagoa también tendría la ventaja de haber sido investigada por el Senado hace 10 meses, donde obtuvo una confirmación sin complicaciones por 80 votos a favor y 15 en contra.

Joan Larsen 

Tiene 51 años y es académica de Derecho en la Universidad  de Míchigan poco conocida hasta 2015, cuando el gobernador Rick Snyder, un republicano, la propuso para llenar una plaza vacante en la Corte Suprema de Michigan.

El siguiente año hizo campaña para completar el mandato de su predecesor en la corte con un aapelación a los conservadores, que defendían una interpretación originalista de textos legales con la promesa de "No legislar desde la banca".  Como candidato presidencial, Trump incluyó el nombre de Larsen en su primera lista de posibles candidatos al alto tribunal.

 

Allison Jones Rushing

De todas, es la candidata más joven. Tiene 38 años y fue confirmada hace apenas 18 meses para la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito en Richmond.  Si asciende a la Corte Suprema, sería la juez más joven confirmada desde principios de la década de 1800.

Nació en Hendersonville, Carolina del Norte. Su designación posiblemente cuenta con el apoyo del jefe de despacho de la Casa Blanca, Mark Meadows, que también procede de las montañas de Carolina del Norte.

Se graduó en la Universidad de Wake Forest  previo a asistir a la Universidad de Duke donde obtuvo el título de  Derecho en el año de 2007.  Fue asistente de Neil Gorsuch, que más tarde llegó al Supremo y durante ese tiempo fue juez de apelaciones. También asistió al juez Clarence Thomas en la Corte Suprema.

Su carrera legal es corta e incluyó trabajar para un grupo local conservador cristiano, hará que demócratas y sus aliados se opongan a su candidatura.

Kate Comerford Todd

A sus 45 años es la única abogada en la posible lista de favoritas de Donald Trump para la plaza de la Corte Suprema que nunca ha trabajado como juez.

Actualmente trabaja en el equipo de asesoría legal de la Casa Blanca y su estrecha relación con el gobierno del mandatario americano podría dar pie a que los demócratas cuestionen su independencia y relativa falta de experiencia

 

Por Redacción El Heraldo de México
lctl


Compartir