EN LOS MARES DE LA EDUCACIÓN

Abandono escolar

Las escuelas públicas de EU han perdido al menos 1.2 millones de alumnos desde 2020, por la pandemia

OPINIÓN

·
Antonio Argüelles / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

En la primera entrega para este espacio identifiqué el abandono escolar como una de las tres principales consecuencias de la pandemia en el ámbito educativo, además del rezago académico y la profundización de las desigualdades. Aún falta mucha información sobre las causas y la magnitud real del problema, pero, a escasas semanas de que termine el presente ciclo escolar, vale la pena repasar lo que se sabe hasta ahora.

El aumento del abandono en las escuelas no es un fenómeno exclusivo de México ni de los países en vías de desarrollo. Un artículo de Shawn Hubler, en The New York Times, por ejemplo, detalla la situación en EU, donde las escuelas públicas han perdido al menos 1.2 millones de estudiantes desde 2020 (alrededor de 2.4%). Además, si se analizan los datos de diferentes estados, con poblaciones rurales y urbanas, se antoja difícil que el número de estudiantes inscritos regrese a niveles prepandémicos.

En México, si bien la SEP y la Unesco están llevando a cabo un análisis del abandono escolar como resultado de la pandemia, hasta el momento sólo se cuenta con cifras que datan del primer año de la crisis sanitaria.

Según los resultados de la Encuesta para la Medición del Impacto de la COVID-19 en la Educación 2020 del Inegi, 2.2% de los estudiantes de preescolar, 1.1% de los de primaria y 3.2% de los de secundaria no concluyeron el grado escolar en que estaban inscritos en el ciclo escolar 2019-2020. En los tres niveles, las principales causas se relacionan con el COVID-19. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por su parte, proyectó en aquel entonces que la tasa de abandono escolar de las personas de 6 a 17 años en México incrementaría de 8.8 a 9.6%, cifras que coinciden aproximadamente con nuestra experiencia en Siete Mares Consultores.

Ahora bien, en cualquier análisis sobre abandono escolar, me parece fundamental responder tres preguntas: ¿quiénes son los estudiantes con los que se perdió contacto?, ¿dónde están actualmente? y, de ser el caso, ¿por qué abandonaron la escuela? En EU, Hubler habla de pérdida de empleo y vivienda de los padres de familia, así como de cambios a escuelas privadas y movimientos migratorios a ciudades más accesibles.

En México, Sofialeticia Morales Garza, secretaria de Educación de Nuevo León, dirige la atención hacia las mujeres, en particular, “las jóvenes que se perdieron el sistema educativo porque se hicieron cargo injustamente, solamente ellas, del cuidado de los enfermos o de apoyar a los hermanos menores en la pandemia”.

Inevitablemente, en las respuestas habrá variaciones nacionales, regionales y locales. No obstante, pese a la complejidad de la tarea, hacer este análisis es indispensable para intentar responder una cuarta pregunta, la más importante y urgente de todas: ¿qué hay que hacer para garantizar que todas las personas en edad escolar ejerzan su derecho a la educación?

POR ANTONIO ARGÜELLES
COLABORADOR
@MEXICANO_ACTIVO

CAR

Sigue leyendo:

En los mares de la educación

Mentalidad de crecimiento

Tecnología para la educación