PASIÓN POR CORRER

Correr a cualquier edad

Niños, jóvenes, adultos mayores; todos podemos correr. La carrera es, pues, una manera de relativizar al tiempo

Rossana Ayala/ Pasión por correr/ Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Si la edad de los seres humanos, como dicen, es un estado mental, entonces la decisión de correr también lo es. Porque empezamos a correr desde que somos niños; apenas aprendemos a dar nuestros primeros pasos, y el instinto nos impulsa a acelerar la velocidad como una forma natural de movernos. Ese impulso se mantiene durante toda nuestra vida: Corremos por salud, por instinto de supervivencia o simplemente por el placer de hacerlo.

Por eso es que parte de la belleza de esta actividad radica en que ?cada persona, en cualquier momento de su vida, sin importar la edad o la forma física, puede decidir empezar a correr o seguir corriendo. Las historias que te contaré a continuación son un ejemplo de ello y de cómo a través de la carrera, nos libramos de condicionamientos y limitaciones para hacer algo por nosotros mismos, siempre y cuando se corra de manera inteligente y razonable.

Ida Keeling, estadounidense de 106 años de edad, estableció en 2011, a los 95 años, el récord mundial en su grupo de edad para correr 60 metros. En 2014, a los 99, estableció el la marca del orbe de los 100 metros planos. Luego, en 2016, justo antes de su cumpleaños número 101, estableció el récord mundial de la cantidad de planchas en su rango de edad, y rompió su propia marca del planeta en los 100 metros de carrera, y se convirtió en otra velocista récord mundial a la edad de 103 años.

Ida es autora del libro, Can't Nothing Bring Me Down, en el que narra cómo el brutal asesinato de sus dos hijos, para los cuales no encontró justicia, la impulsó a ponerse su primer par de tenis a la edad de 67 años y así, corriendo, pudo salir de la depresión en la que se encontraba.

En una entrevista publicada el año pasado, Ida asegura que corre porque está “huyendo de la vejez. Mi médico me dijo que estoy tan saludable como una persona saludable de 20 años. Siento que soy una ganadora. ¿Cuántas tatarabuelas sabes que estarían cerca de terminar una carrera de 100 metros?”.

Decíamos al principio que correr? es el primer juego verdadero de un niño, ?es la actividad que nos trae más recuerdos de infancia, pero para los niños rarámuris de la Sierra Madre, correr lo es todo. Corren cuando juegan, cuando van a la escuela, cuando van a un mandado; lo hacen por supervivencia. Ahí tenemos a Catalina Rascón, que en 2013, a la edad de 12 años, ganó su primera carrera de 60 km y su primera carrera de 100 km a los 14.

“En la Sierra, desde que somos pequeños, caminamos distancias sumamente largas”, dijo en una entrevista. “Los autobuses son poco comunes y muy costosos. No tenemos forma de ir de un pueblo a otro. Por ello, nos acostumbramos a caminar. A veces, corremos para llegar más rápido y también porque es más divertido”.

Niños, jóvenes, adultos mayores; todos podemos correr. La carrera es, pues, una manera de relativizar al tiempo; desde un intento de huir de la vejez, como dice Ida, de superar las expectativas de lo que se puede hacer a cierta edad, o hasta una forma de recuperar la infancia.

POR ROSSANA AYALA
AYALA.ROSS@GMAIL.COM
@AYALAROSS1

dza