AMLO no pudo con la corrupción

No hay una sola medida objetiva para afirmar que ya superamos ese problema. Transcurrió medio sexenio y no hubo resultados

AMLO no pudo con la corrupción
Carlos Mota / Un montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

Con Andrés Manuel López Obrador, México continúa estancado en corrupción, por debajo de países como Zambia o Sierra Leona. Ocupamos el lugar 124, mientras que países como Etiopía ocupan la posición 94; Argentina, la 78; o Ruanda, la 49. Durante los dos años y medio de AMLO en el poder apenas hemos escalado algunos sitios en el índice que publica Transparencia Internacional. 

Hay países que en los últimos dos años sí han logrado brincar muchos lugares. Son menos corruptos. Maldivas, por ejemplo, escaló 14 lugares en la clasificación. Hace unos meses en ese país metieron a la cárcel al exvicepresidente Ahmed Adeeb por corrupción, al haber facilitado un contrato para el desarrollo de un hotel en las islas tropicales. Se declaró culpable y su sentencia es a 20 años. 

El problema del presidente López Obrador fue que creyó que su solo ejemplo bastaría para acabar con la corrupción aquí. AMLO desestimó la necesidad de que su intención fuese acompañada de procesos y sistematizaciones en la procuración de justicia. Pensó que con los mensajes matutinos bastaba. 

Pero no fue así. Los empresarios están reportando con mucha frecuencia que la corrupción continúa y, en algunos casos, que aumenta. En la industria farmacéutica, por ejemplo, cada día se escucha más que las compras de medicamentos para uso mensual obedece a procesos más corruptos. Mientras el país espera la resolución de la mega compra del Insabi, a través de la UNOPS —que supuestamente nos purificará por completo—, las instituciones de salud continúan comprando lotes pequeños de emergencia para brindar atención médica. Y esas adquisiciones están plagadas de corrupción y de robos. 

AMLO vendió magistralmente al electorado la idea de que la corrupción era el enemigo por vencer. Él mismo lo repitió esta semana: es la medida de su éxito en el gobierno. En eso se resume toda su intención de estar en el poder.  

Pero fracasó. Aunque efectivamente él sea un hombre austero, su ejemplo no bastó. Su gobierno no desarrolló instrumentos objetivos de disminución de la corrupción. Su solución más robusta consistió en reclutar personas afines a su movimiento y hacerlos pasar por su tamiz moral, sin importar si dinamitaban una industria. 

Si las elecciones del domingo serán una evaluación a la gestión de AMLO para entregar un país menos corrupto, es claro que el electorado ya descontó que no hay una sola medida objetiva para afirmar que ya superamos ese problema. Transcurrió medio sexenio y no hubo resultados.

SEMPRA

Entre lo poco que sucede en la Bolsa, se enlistaron acciones de Sempra Energy. Tania Ortiz, la directora de IEnova —subsidiaria de aquella—, subrayó que la empresa sigue comprometida con la “infraestructura energética” del país. Sempra supera los Dlls. $ 40 mil millones en capitalización de mercado.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

dza


Compartir