Banxico, Incongruentes

Los dueños de empresas y las personas físicas que tengan necesidad de algún crédito tendrán que ponerse a rezar y acudir a las casas de empeño o bien con los usureros

Banxico, Incongruentes
Luis Soto/ Agenda Confidencial/ Opinión El Heraldo de México

El Banco de México anunció ayer que para atender los efectos sobre la disminución de fuentes de financiamiento de los millones de hogares –donde se están muriendo de hambre porque nadie les quiere prestar— así como de las micro, pequeñas y medianas empresas que corren la misma suerte,  extenderá hasta el 30 de septiembre  las medidas extraordinarias de provisión de liquidez a bancos comerciales y a otras instituciones, para otorgar créditos a dichas empresas  y a personas físicas afectadas por la pandemia de COVID-19. 

Los observadores políticos y financieros consideran que las medidas de Banxico son una nueva dosis de atole con el dedo, porque la realidad es que los bancos comerciales no están otorgando créditos a los sectores mencionados, pues tienen miedo, mucho miedo, de que a este país se lo lleve el tren.

Resulta incongruente que mientras el Banco Central anuncia las medidas, integrantes de su Junta de Gobierno manifestaron en la reunión del 11 de febrero pasado su preocupación por el decrecimiento del financiamiento al sector privado, entre otras cosas, porque cobran intereses de usura. También dijeron que los índices de morosidad aumentaron, principalmente en créditos al consumo y empresas, aunque todavía en niveles bajos. No faltó quien precisara que a diciembre de 2020 el financiamiento al consumo mostró una contracción de -8.1% a tasa anual y a las empresas de -4.3%. Consideró preocupante que el crédito a las Pymes siga sin mostrar señales de recuperación, lo que podría estar ligado a que los créditos ofrecidos son poco atractivos. Y ya encarrerado, mencionó que, si bien la banca de desarrollo ha implementado programas de garantías para apoyar el crédito a empresas, parte de estos estímulos se han quedado sin asignar, o sea que son una farsa, quiso decir. Olvidaron mencionar que la “banca del subdesarrollo” prácticamente ya no existe porque Alfonso Romo y su pandilla le dieron en la maceta, acota el columnista.

Y si en 2020 cientos de miles de empresas no recibieron financiamiento, en 2021 va a estar cabrón que les presten, expusieron, no con esas palabrotas, claro, porque, a su juicio, la evolución de la pandemia, las medidas de distanciamiento social, así como el avance en el proceso de vacunación, y las perspectivas de recuperación económica, aún son inciertas. Así las cosas, los dueños de las multicitadas empresas y las personas físicas que tengan necesidad de algún crédito tendrán que ponerse a rezar y acudir a las casas de empeño o bien con los usureros que prestan a una tasa de entre 5 y 10% mensual.                                                    

•••

AGENDA PREVIA 

Dicen los enterados que Alonso Ancira está negociando que no le cobren intereses por los 200 y pico millones de dólares que prometió regresar a Pemex en cómodas anualidades. Uno de los asistentes a las reuniones del Consejo de Administración de la paraestatal tuvo la ocurrencia de opinar que, como el pago es en dólares, no debería generar intereses. Y de ahí se ha agarrado Ancira.    

POR LUIS SOTO
LUISAGENDA@HOTMAIL.COM
@LUISSOTOAGENDA
BGM


Compartir