Saltarse la fila

Yo me tuve que dar la vacuna porque los medios argentinos decían que no se podía confiar en la vacuna rusa y tuve que convocar a la confianza ciudadana

Saltarse la fila
Martha Anaya/ Alhajero/ Opinión El Heraldo de México

El momento, sin duda, fue incómodo para el presidente de México. Apenas hace un par de semanas, recién reapareció en las Mañaneras luego de padecer Covid, Andrés Manuel López Obrador fustigó a los Jefes de Estado que se han vacunado.

Dijo entonces: “¿Por qué me enfermé? Primero, porque no me vacuné, no abusé. Pude haberme vacunado, hay Jefes de Estado, presidentes, que se han vacunado, han sido de los primeros. ¿Y cómo es que se vacunan esos Jefes de Estado, esos presidentes, esas personalidades? Con el pretexto, la argucia de que, de esa manera, dan el ejemplo. Para que la gente ¡fíjense la triquiñuela!, para que la gente tenga confianza y no le tema a la vacuna”

Bueno, pues resulta que uno de esos mandatarios que así se vacunó es el Presidente de Argentina, Alberto Fernández, su invitado de honor ayer en la mañanera.

Lo peor del caso es que el tema de la vacunación adelantada, el saltarse la fila, salió a colación durante la conferencia, luego de que un periodista argentino interrogara a su presidente sobre el llamado “escándalo de las vacunas VIPS” en su país.

Y ahí, el presidente Fernández dio una explicación que, sin intención de afectar en lo personal a su homólogo mexicano, habría al final de cuentas de dejar callado a López Obrador.

Lo que dijo al respecto el mandatario argentino vale la pena conocerlo. Va parte de lo que expuso:

En Argentina he conocido que, en circunstancias irregulares, se vacunó a un grupo de alrededor de 70 personas. El concepto de irregular es un número, un dato o un concepto a revisar, porque entre los vacunados había personas que estratégicamente debían vacunarse.

Los medios en Argentina ponen a Alberto Fernández entre los que recibió la vacuna indebidamente, pero yo me tuve que dar la vacuna porque los medios argentinos decían que no se podía confiar en la vacuna rusa y tuve que convocar a la confianza ciudadana.

Por el mismo motivo se dio la vacuna a Cristina, por el mismo motivo se dio la vacuna a Axel, por el mismo motivo se dieron la vacuna a muchos otros gobernadores, muchos de los cuales ni siquiera son oficialistas; por el mismo motivo se dieron la vacuna algunos intendentes que tampoco son oficialistas, porque hubo una campaña despiadada, desatada en Argentina por la oposición para hacerle sentir a los argentinos que la vacuna Sputnik V era veneno y hasta me denunciaron por estar distribuyendo veneno. Y ahora resulta que los que me denunciaron me piden que por favor les dé veneno a ellos y que consiga más veneno.

Yo quisiera que la Argentina funcione de otro modo. Claramente, cuando yo tomé nota de lo que había pasado, reaccioné y perdí a un ministro en cuyo ministerio, o bajo su dependencia, pasaron estas cosas.

He leído que han hecho la denuncia. Miren, el hecho es lo suficientemente grave como para que un ministro de la talla de Ginés González García haya debido dejar su cargo. Pero terminemos con la payasada. Yo le pido a los fiscales y a los jueces que hagan lo que deben. No hay ningún tipo penal en Argentina que diga: ‘Será castigado el que vacune a otro que se adelantó en la fila’, no existe ese delito y no se pueden construir delitos graciosamente, ya lo hemos vivido.

El hecho, sin duda, es un hecho reprobable, porque nadie puede avalar que en las circunstancias que vivimos alguien tenga la posibilidad de adelantarse en la vacunación, pero les pido que sean estrictos con la lectura de esas listas porque en esas listas aparece también personas que deben vacunarse por las características de la acción que desarrollan.

Yo detesto los privilegios, yo no los ejerzo ni me valgo de ellos, no soporto que eso ocurra. Lamento que algunos lo hayan hecho y ya hablé con mi conducta, y lo que le pido a algunos fiscales es que hagan el esfuerzo de volver a releer el Código Penal. No sé quién los aprobó ni en qué universidad aprobaron, pero ya hicieron demasiadas sinvergüenzadas para que sigan haciéndolas.

-0-

CUANDO PELIGRÓ EVO, LE HABLÉ A MARCELO.- Uno de esos pequeños pero muy significativos detalles del cómo fue que el gobierno mexicano intervino para traer a México a Evo Morales cuando éste renunció a la Presidencia de Bolivia (10 de noviembre de 2019), fue narrado ayer por el mandatario argentino Alberto Fernández.

“Cuando todavía no había asumido la presidencia –contó-,  con la complacencia de la OEA, en Bolivia ocurrió un golpe de Estado. Y allí muchos bolivianos vieron peligrar sus vidas, entre ellos, nuestro querido amigo, el ex presidente Evo Morales. Y yo no era presidente de la Argentina (asumió hasta el 10 de diciembre)y me costaba mucho poder ayudarlo, porque además tenía un gobierno que no tenía vocación de hacerlo en el país.

“Entonces, le llamé a Marcelo Ebrard y le expliqué. Y Marcelo inmediatamente le planteó el problema al presidente e inmediatamente dispusieron de un avión que rescatara a Evo Morales de las garras de sus asesinos. Y si Evo hoy está vivo, es en gran medida por lo que aquel día decidió el presidente de México, don Andrés Manuel López Obrador.”

Digo esto, explicó el presidente de Argentina, porque la historia de los exiliados y de los refugiados en México para mí tienen mucho que ver y me han marcado a fuego en mi amor por México.

Yo no soy un diplomático, soy un político, agregó Fernández, y volvió con otra anécdota: Hace un tiempo atrás, un responsable europeo de una potencia europea me preguntó cómo veía la situación del continente y preguntó puntualmente por México.

Le dije: “Definitivamente, por fin México tiene un presidente como merecen los mexicanos. Por primera vez, México en muchos años tiene un presidente con valores morales y éticos como merecen los mexicanos”.

-0-

GEMAS: Obsequio de Alberto Fernández, Presidente de Argentina: “Andrés Manuel y yo pasaremos a la historia como los presidentes de la pandemia. Y gobernar en la pandemia es gobernar lo desconocido”.

Por MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

avh 


Compartir