Cobre como antimicrobial

La EPA informó que las aleaciones de cobre pueden desactivar la propagación de virus como el COVID-19

Cobre como antimicrobial
Rogelio Varela / Corporativo / Opinión El Heraldo de México

Uno de los metales industriales de mayor uso ha logrado nuevas aplicaciones a partir de la pandemia del coronavirus.

La semana pasada la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), anunció que ciertas aleaciones de cobre ofrecen una protección eficiente y de larga duración contra el COVID-19 por lo que los esos productos podrán incluirse en el Apéndice de la Lista N para distribuirse y venderse con la leyenda “desactiva a ciertos virus al entrar en contacto con ellos”.

A partir de dicha determinación los productos que contengan al menos 95.6 por ciento de contenido de cobre podrán comercializarse en Estados Unidos a partir de dicha afirmación.

Y bien queda claro que el uso de productos con aleación de cobre antimicrobianos complementa, pero no reemplaza, las prácticas habituales de control de infecciones como son el lavado de mano, uso de cubrebocas y el distanciamiento social. 

Como se sabe, el cobre se ubica entre los commodities cuyos precios han observado una notoria tendencia al alza, y de hecho cotiza en niveles máximos en nueve años. 

El metal rojizo registra su mejor nivel desde 2012 al ubicarse en ocho mil 395 dólares por tonelada, esto a partir de mejores perspectivas de recuperación económica y como efecto de la reactivación de la industria manufacturera en Europa, EU y China.

Regresando a la utilidad del cobre en la pandemia, según expertos las aleaciones antimicrobiales del metal serán cada vez más utilizadas en una amplia gama de modalidades, incluyendo perillas, aldabas y barandales. Para la industria, el reconocimiento de la EPA es significativo en la crisis sanitaria y se advierte como primer paso para el posterior registro de otros productos, incluso con un contenido de cobre más bajo.

Con esto el cobre se perfila como un metal primordial en la fabricación de insumos médicos, relacionados con la salud en general y especialmente con la prevención y lucha contra el COVID-19, y para nuestro país representa un gran potencial económico por ser
uno de los mayores productores del mundo.

LA RUTA DEL DINERO

Pese a los embates de la crisis sanitaria en los negocios, la economía naranja no se detiene. Prueba de ello, Amber México, la agencia de desarrollo de videojuegos con mayor proyección en el país, acaba de inaugurar sus nuevas oficinas en Ciudad Creativa
Digital (CCD) en Guadalajara, en un evento que tuvo como testigo de honor al gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro. La apuesta de Amber México se centra en el capital humano y espera terminar 2021 con 200 colaboradores en dicha unidad a partir de una plantilla de 150 al cierre del año pasado. La apuesta es global, ya que tiene seis ubicaciones en el mundo con más de 700 empleados y trabaja con compañías como CSSOFT, Big Fish, Gameloft, NBC Universal, Epic Games King, Rovio y Disney en un proyecto que dará empuje a CCD si pondera la gran demanda que tienen los videojuegos.

POR ROGELIO VARELA
ROGELIOVARELA@HOTMAIL.COM
@CORPO_VARELA
BGM


Compartir