Los invencibles: Manuel Bartlett y López-Gatell

Pese a los yerros cometidos, ambos funcionarios cuentan, como pocos, con la protección del manto presidencial

Los invencibles:  Manuel Bartlett  y López-Gatell
Alfredo González / A Fuego Lento / Opinión El Heraldo de México

Concluye la primera semana de este 2021 con un saldo negativo para el gobierno de Andrés López Obrador, por dos temas que ocuparon la agenda pública: las vacaciones de Hugo López-Gatell y las mentiras de la CFE, que encabeza Manuel Bartlett.
Se trata, casualmente, de dos de los funcionarios de este gobierno que más cuestionamientos han recibido a lo largo de su gestión, pero que también son los personajes a los que más ha defendido el jefe del Ejecutivo. 

Si estuviéramos en otros tiempos (no sabemos si mejores o peores), ambos ya habrían sido sometidos a juicio político, o por lo menos renunciado, por la forma tan irresponsable con la que han actuado. 

En el caso de López-Gatell, tiene derecho a hacer con su tiempo libre lo que le venga en gana, como cualquier ciudadano. Sólo que hay un detalle que olvidan muchos de sus seguidores: no es un ciudadano común y corriente; es un servidor público que ética, moral y políticamente tiene una responsabilidad a la que renunció por negligencia, soberbia y desdén hacia la vida de millones de mexicanos. 

Mientras se regodeaba en las costas del Pacífico, México rompía varios récords por afectaciones del COVID-19, algo que ni en su escenario más catastrófico pudo pronosticar. No es adivino ni le juega al pitoniso, nos queda claro, pero sus erráticas decisiones han provocado más daños de lo esperado. Y esa es la razón, más que sus vacaciones, por las que deberían hacerlo o hacerse a un lado. 

En el caso del titular de la CFE, hubo dos episodios que ponen en entredicho su desempeño: el apagón que dejó sin energía eléctrica a unos 10 millones de mexicanos y el riesgo de un accidente en la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde. Del primer asunto salió muy mal parado, porque la CFE usó documentos falsos para “culpar” a un pastizal del incendio que provocó el apagón. Y el señor sigue en el cargo como si nada. 

Algo parecido ocurrió después de la noticia en torno a la planta nuclear de Veracruz, en donde una tarea de rutina (recambio de uranio) prendió la alerta naranja. 

Estos dos temas, así como el de López-Gatell, fueron abordados por el Presidente en la mañanera, en la que, una vez más, hizo una defensa férrea de los dos. 

Cuando hablo del titular de la CFE, dijo: “No es con Manuel Bartlett, es conmigo”. Y en caso del subsecretario de Salud, respondió: “Es de primera el doctor Hugo López-Gatell”. Frente a esas palabras, no hay mucho qué hacer. Queda claro que ambos son los invencibles e intocables del gabinete. 

***

El miércoles publiqué que el gobierno de EU y sus sindicatos destinarían 20 millones de dólares para “ayudar” a México a cumplir con sus obligaciones laborales contenidas en el T-MEC. Pues resulta que no son 20, serán 70 millones los destinados a intervenir en la política laboral mexicana.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “La sobreprotección es la primera necesidad de la opulencia y el lujo. ¿Austeridad? ¡Eso qué!”.

 

POR ALFREDO GONZÁLEZ
ALFREDO@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALFREDOLEZ


Compartir