Nuevo León: alianzas y ambiciones

El gran perdedor será Acción Nacional, que ya había descartado ir en conjunto con Movimiento Ciudadano. Esa alianza tampoco se dio por la ambición emecista de postular a los candidatos a la gubernatura y alcaldía regiomontana

Nuevo León: alianzas y ambiciones
Carlos Zuñiga/ Acceso Libre/ Opinión El Heraldo de México: Especial

El laboratorio electoral que se perfilaba implementar en la elección para gobernador del estado de Nuevo León se frustró. Pesaron más intereses y ambiciones personales, pero también una coherencia política para no mezclar partidos con un antagonismo acendrado.

La idea de unir al PRI, PAN y PRD neoloneses en una gran alianza para enfrentar en los momentos cruciales, se desvaneció. En el último minuto de ayer viernes vencía el plazo para registrar coaliciones ante la Comisión Estatal Electoral y ese fue el motivo que aceleró las negociaciones entre azules y tricolores. Incluso el líder del PRI, Alejandro Moreno se trasladó personalmente a Monterrey, no fue así el caso de Marko Cortés. En Nuevo León, al PAN lo dirigen grupos locales que han fueron tomando fuerza conforme algunos integrantes fueron ganando cargos importantes en las últimas dos décadas y fue con quien Alito tuvo que negociar. Pero entre ellos no había acuerdo. El llamado grupo San Nicolás, liderado por el alcalde de ese municipio Zeferino Salgado, apoyaba la unión con los priistas. También lo hacía la vieja cúpula panista o grupo San Pedro, donde se encuentran figuras como el exgobernador Fernando Canales y José Luis Coindreau. Pero otro grupo, como en el que se encuentran el exsenador Raúl Gracia y el diputado federal Víctor Pérez se oponían. 

El acuerdo por la alianza tampoco avanzó por la repartición de candidaturas. Los del PAN pedían colocar al aspirante a la gubernatura, pero no presentaron ningún nombre de peso que resultara competitivo, contrario al PRI, quien ya había bajado de la contienda a Adrián de la Garza, actual alcalde regiomontano. Adicionalmente, los azules querían tener mano para la candidatura de la alcaldía de Monterrey, algo que desagradó a Francisco Cienfuegos, actual diputado y quien anhela esa posición. Ante tales desventajas, los tricolores prefirieron no avanzar más.

El gran perdedor será Acción Nacional, que ya había descartado ir en conjunto con Movimiento Ciudadano. Esa alianza tampoco se dio por la ambición emecista de postular a los candidatos a la gubernatura y alcaldía regiomontana. Luis Donaldo Colosio Riojas sabía que entrar a una contienda solo con Movimiento Ciudadano no le alcanzaría para ganar, por eso ayer anunció que prefería ser candidato a alcalde y que el senador con licencia, Samuel García, fuera candidato a gobernador. Ahí también entran en juego los liderazgos en MC. Por un lado, Dante Delgado y, por el otro, la figura creciente del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quien apoyaba una alianza con el PAN, velando por sus intereses rumbo a 2024.

La realidad es que con este fracaso se pavimentó el camino para facilitarle las cosas a Clara Luz Flores, la actual alcaldesa de Escobedo, y figura mejor posicionada para ganar las elecciones. Ayer mismo se concretó la alianza entre Morena, Partido Verde, PT y Nueva Alianza Nuevo León que muy seguramente la llevará como abanderada. Con esa fuerza y el apoyo que El Bronco pueda brindarle pagando deudas políticas, se selló el destino del estado. Pareciera que, por ahora, nada podrá desviar ese camino.

POR CARLOS ZÚÑIGA

@CARLOSZUP


Compartir