Prioridades internas, dolores de cabeza externos

Biden enfrentará desafíos de política exterior que incluyen la Guerra Fría 2.0 y la competencia mundial de China; recuperar su papel de liderazgo internacional y lidiar en ese marco con temas intermésticos

Prioridades internas, dolores de cabeza externos
José Carreño Figueras/ Desde Afuera/ Opinión El Heraldo de México

La prioridad de Joe Biden como Presidente estará en los asuntos internos de Estados Unidos, pero al mismo tiempo se verá obligado a desarrollar una titánica tarea de política exterior para enfrentar nuevos retos y restablecer alianzas y confianza.

En alguna medida, será la eterna competencia entre lo deseable y lo posible, entre los propósitos y la realidad.

Biden enfrentará desafíos de política exterior que incluyen la Guerra Fría 2.0 y la competencia mundial de China; recuperar su papel de liderazgo internacional y lidiar en ese marco con temas intermésticos (internacionales con impacto doméstico) como la relación con México, y cambiar o terminar el enfoque sobre temas migratorios que le dio el gobierno Donald Trump, o la situación de Venezuela, ante el perfil que alcanzó durante la elección presidencial y los millones de venezolanos exiliados.

"Creo que, en general, hay una bienvenida a este cambio, pero también existe la sensación de que las relaciones podrían volverse mucho más complicadas a medida que la nueva administración se enfoca en cosas como los derechos humanos y la democracia, que son un desafío en nuestro propio país, pero ciertamente bajo presión en muchas partes de la región", comentó Cynthia Arnson, directora del Programa Latinoamericano del Centro Wilson en Washington.

Expertos se reunieron en el marco de una conferencia para presentar lo que consideran "espera el mundo de la Presidencia de Biden", formularon al mismo tiempo lo que puede considerarse como una especulación educada, o bien informada, de lo que puede esperarse de un gobierno que despierta muchas expectativas alrededor de todo el mundo.

Pero no han sido los únicos

Biden es personalmente un conocedor de la región, a través de sus décadas de vinculación con política exterior desde el Senado, y entre otras cosas ha sido crítico de la "estrategia de máxima presión" y sanciones económicas contra Cuba y particularmente Venezuela. 

Está además, el desafío representado por los cinco millones de refugiados venezolanos y la presión que implican para países vecinos, como Colombia.

Para Daniel Zovatto, director regional para América Latina y el Caribe del Instituto Internacional por la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA), el nuevo gobierno estadounidense tendrá un trato más "predecible y estratégico" hacia América Latina, con una "nueva política" que enfatizará el respeto mutuo y las relaciones multilaterales. 

Pero otros creen que parte del problema estará en lo que pueda hacer el gobierno de Biden, con la que se espera será una acotada capacidad de maniobra en temas como comercio internacional, migración o medio ambiente.

Esos, como la relación con China, Rusia o Venezuela, son temas que entraron a la agenda política interna y que si el gobierno demócrata no logra rescatar hacia la agenda internacional se convertirán en un dolor de cabeza constante y una frecuente fuente de fricciones. 

 

POR JOSÉ CARREÑO
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM
@CARRENOJOSE1


Compartir