MADONNA

Madonna fue bailarina de este cantante que se retiró millonario gracias a una sola canción

El artista francés influyó en la decisión de Madonna para convertirse en cantante

ESPECTÁCULOS

·
Madonna, antes de su estrellato, solía ser bailarina de Patrick Hernández

Patrick Hernández supo desde joven que se dedicaría a la música, puesto que sus padres fueron una gran influencia para esta decisión; su papá solía ser un guitarrista y su madre una cantante, por lo que desde temprana edad se crio en un ambiente repleto de música y pasión.

Fue integrante de varias bandas, pero no fue hasta que formó un dúo con su amigo  Herve Tholance que inició su carrera musical. Obtuvieron un nivel de fama decente, y llegaron a ser teloneros de eminentes músicos franceses como Francis Cabel.

A inicios de 1968, Patrick escribió el inolvidable himno “Born to be alive”, donde con unos pocos versos explica como todos nacieron para disfrutar la vida; con una perspectiva simple señalaba que prefería no seguir los convencionalismos sociales y optaba por llevar una vida a su manera.

"Born to be a star"

Después de ser rechazado por diversos ejecutivos, Patrick recurrió a Jean Vanloo, quien recibió amablemente al artista debido a que consideraba a su canción como un posible hit.

Ambos viajaron a Bélgica para trabajar en más canciones y lanzar el primer disco como solista de Patrick Hernández.

En noviembre de 1978 la canción se estrenó como sencillo y obtuvo un éxito estratosférico a nivel internacional. En menos de 2 meses, Patrick consiguió la certificación disco de oro.

Con el pasar de los años, la “Born to be alive” obtuvo más de 25 millones de ventas, a pesar de que en esos años la música disco ya se encontraba en declive.

Después de su tremendo éxito, Patrick se preparó para realizar una gira en Estados Unidos, así que llevo a cabo una audición en busca de bailarinas, y entre ellas se encontraba Louise Ciccone, quien años después sería reconocida por su nombre artístico, Madonna.

Madonna estuvo junto a Patrick en la gira, e incluso llegó a aparecer en uno de los videoclips promocionales de “Born to be alive”.

De acuerdo con Patrick Hernández, Madonna no le interesaba bailar en ese entonces, pero el y su equipo de producción notaban grandes aptitudes por parte de la bailarina, y después de la gira decidieron viajar con ella a Francia con tal de grabar algunas canciones.

El proyecto no floreció en grandes resultados, pero después de que Louise optó por ser cantante, su carrera dio grandes frutos en los años venideros en magnitudes inimaginables, y el resto es historia.

En cuanto a Hernández, lanzó algunos álbumes más para posteriormente retirarse y vivir de sus regalías.

Tal y como su canción predicaba, Patrick Hernández optó por vivir su vida como el deseaba, sin escuchar lo que los demás le aconsejaban u otras críticas hacia su actuar, el prefirió retirarse de los escenarios, a pesar de sus grandes oportunidades en la industria, y supo que seguiría con enormes riquezas debido al impacto cultural que generó su éxito.

Evidentemente, el artista tenía razón, ya que hasta el día de hoy campañas y spots publicitarios utilizan el hit del francés, además de que la canción aún es reproducida por millones.

Patrick Hernández consiguió lo que muchos desean, alcanzó la cúspide de la popularidad sin recibir los estragos de la fama, y se libró de las consecuencias de estar en el ojo público y la agitada vida de un artista de alto calibre por una gran cantidad de años.