Así fue la vez que un famoso periodista FALSIFICÓ la firma de Jacobo Zabludovsky

Jacobo Zabludovsky sacó a este periodista de su oficina y le pidió que no le quitara el tiempo pues aún no tenía las ganas ni la experiencia y aún le falta mucho para ser un corresponsal de guerra

Así fue la vez que un famoso periodista FALSIFICÓ la firma de Jacobo Zabludovsky
Jacobo Zabludovsky años después reconoció el trabajo de Eduardo Salazar. Foto: Cuartoscuro

Eduardo Salazar es uno de los periodistas más reconocidos no solo en México sino alrededor del mundo pues gracias a sus excelentes coberturas bélicas logró compartir de primera mano la caída de su líder Sadam Hussein.

Eduardo en esta ocasión abrió su corazón con Yordi Rosado con quien entre muchos temas habló de cómo fue su primer intento por ser corresponsal de guerra el cual no salió nada bien.

¿Falsificó la firma de Jacobo Zabludovsky?

De acuerdo con lo relatado por el mismo Eduardo Salazar, eran tantas sus ganas por ser corresponsal de Guerra que en 1990 en La guerra del Golfo cuando Sadam Hussein invadió Irak hizo algo que después le costaría un gran castigo.

Y es que Lalo Salazar como también es conocido, luego de escuchar esta noticia con Jacobo Zabludovsky recuerda que él estaba de guardia nocturna, por lo que al otro día decidió lanzarse a la embajada de Irak en México y así solicitar un permiso para viajar a aquel país y reportar todo lo que sucedía durante el conflicto bélico.

Fue entonces que el embajador de Irak pidió a Eduardo Salazar un documento en el que se diera a conocer las intenciones de la empresa (en este caso Televisa) para viajar a Irak.

Eduardo recuerda que al salir de la embajada se fue directamente a su casa a redactar dicho documento, y así firmarlo como si fuera el mismo Jacobo Zabludovsky, eso sí, Salazar recuerda que solo puso “Jacobo” y como tal no falsificó la firma del periodista, sin embargo, lo hizo porque sino no le iban a dar permiso de viajar a Irak.

Días después fue a dejar dicho memorándum a la embajada de Irak, y gracias a este documento se le permitió ir a aquel país como corresponsal, pero lo difícil aún no llegaba.

Jacobo Zabludovsky no lo dejó viajar

Y es que aunque ya tenía el permiso de la embajada, su jefe Jacobo Zabludovsky aún no estaba enterado de nada por lo que Eduardo Salazar se armó de valor y fue a visitarlo a su oficina y así solicitarle el permiso correspondiente.

Sin embargo, Eduardo recuerda que al entrar a la oficina de Jacobo Zabludovsky éste se quitó sus lentes y comenzó a limpiarlos con su corbata para luego pedirle a Salazar que “no le quitara el tiempo” con ese tipo de cosas pues aún no tenía ni las ganas, ni la experiencia y además “aún le faltaba mucho” fue así como lo invitó a salir de su oficina.

Pese a que Eduardo Salazar se enojó mucho por las palabras de Jacobo Zabludovsky, asegura que éste tenía toda la razón pues aún no tenía la experiencia para cubrir un evento de tal magnitud.

bmz

 


Compartir