El Heraldo de México

Adrián Rubalcava pide a la ciudadanía no dejar que el miedo borre sus sueños

El candidato del PRI que busca la reelección en Cuajimalpa cerró su campaña ante cientos de simpatizantes en la explanada de la alcaldía

Adrián Rubalcava pide a la ciudadanía no dejar que el miedo borre sus sueños
Cierre de campaña de Adrián Rubalcava en Cuajimalpa. Foto: Especial

Con la certeza de que ganará la reelección el próximo 6 de junio, el candidato por la alcaldía de Cuajimalpa de la coalición “Va por la Ciudad de México”, Adrián Rubalcava Suárez pidió a la ciudadanía no perder las esperanzas de una vida mejor.

En la explanada de la alcaldía, ante cientos de simpatizantes, Rubalcava Suárez pidió continuar con el trabajo y los resultados logrados para no borrar los sueños de una vida mejor.

"Les pido que no dejemos que el miedo borre nuestros sueños. No perdamos esa esperanza. Les recuerdo que los guerreros no renunciamos a lo que amamos. Y aquí en Cuajimalpa no vamos a renunciar a nuestra gente, tenemos que llevar la frente muy en alto por lo que hemos logrado y poner la visión en lo que sigue", dijo.

Acompañado de la candidata a diputada por el Distrito 20, Lourdes González y el candidato a diputado federal por el Distrito 17, Jorge Triana Tena, entre otros el alcalde con licencia refrendó sus propuestas de campaña para mejorar el nivel de vida en Cuajimalpa.

En busca de mayor presupuesto para seguridad

Indicó que buscará un mayor presupuesto para seguridad, calles pavimentadas, con una administración transparente y eficiente.

“Tomamos el toro por los cuernos y decidimos que aunque no nos tocara, tomaríamos cartas en el asunto; pasamos de tener 40 policías a 800 y de 4 patrullas a tener más de 200 haciendo que Cuajimalpa sea la alcaldía más vigilada de la Ciudad”.

El abanderado del PRI, PAN y PRD refrendó su compromiso con los ciudadanos recordando que hace 20 años empezó un sueño en Cuajimalpa que contemplaba una familia que no visualizaba más allá que priorizar el amor sobre todas las cosas y que se integraba con hombres y mujeres honestas y responsables.

Por Jorge Almaquio García

BAR


Compartir