Efeméride 4 de noviembre: Muestra por primera vez el rostro del faraón Tutankamón

El 4 de noviembre de 1922, el arqueólogo británico Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón

Efeméride 4 de noviembre: Muestra por primera vez el rostro del faraón Tutankamón
Hace más 90 años surgió una fiebre por Egipto y su arqueología, y hasta el momento no ha dejado de llamar al turismo. Foto: Especial

Existen hallazgos que cambian el rumbo de la historia, tal como ocurrió el 4 de noviembre de 1922, día en que Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón. El descubrimiento del niño faraón se hizo mediático, no por ser un gran personaje, sino por la trascendencia de hallar una cámara no alterada en más de 3 mil años.

Hace más 90 años surgió una fiebre por Egipto y su arqueología, y hasta el momento no ha dejado de llamar al turismo y a los investigadores para seguir realizando hallazgos. 

El descubrimiento de la tumba KV62, del faraón Tutankamón, fue obra de Howard Carter, un arqueólogo británico que desde muy joven se obsesionó con cultura del antiguo Egipto. Carter había logrado encontrar en sus investigaciones algunas pistas de la existencia del pequeño faraón, quien había reinado por un breve periodo entre 1336 a 1327 a. C.

Carter logró convencer a Lord Carnarvon, un reconocido millonario, para que financiase sus excavaciones. El arqueólogo llevaba varios años excavando en el Valle de los Reyes a pesar de que la mayoría de sus colegas estaban convencidos de que esa necrópolis ya estaba agotada. 

Pero él estaba convencido de que todavía había una tumba por descubrir, sus esfuerzos rindieron frutos, el 1 de noviembre de 1922 descubrió la tumba de Tutankamón. Hasta el momento, es la única tumba real encontrada con un ajuar funerario variado, numeroso, bien conservado y prácticamente intacto.

Carter tardó casi una década en despejar e inventariar todo el material que encontró. La pieza más conocida de este hallazgo es la máscara funeraria del faraón, quien falleció a los 19 años. 

La maldición de Tutankamón 

Este descubrimiento también se ha popularizado por la supuesta existencia de una maldición, un rumor que asegura que existe un castigo para aquellos que rompieran el sello puesto en la tumba y que osaran ingresar a ella.

La muerte de Lord Carnarvon, ocurrida unos meses después del descubrimiento, dio más fuerza a esta leyenda. La prensa aprovechó también la muerte y enfermedades de otros personajes que participaron en la expedición para vender la noticia.

Sin embargo, hay estudios que demuestran que de las 58 personas que estuvieron presentes cuando la tumba y el sarcófago de Tutankamón fue abierto, sólo 8 murieron en los siguientes 12 años. Incluso Howard Carter murió en 1939, 17 años después de haber hecho el hallazgo.

 

Las mejores recomendaciones de libros están en El Podcast Literario


Compartir