COLUMNA INVITADA

Ventajas de la inclusión LGBTIQ+ en los entornos laborales

Mañana es la Marcha del Orgullo LGBTIQ+ que, después de dos años de confinamiento, se llevará a cabo de manera presencial en la Ciudad de México. El lema para este año es: "Las calles son nuestras, por una diversidad libre de odio, violencia y machismo"

OPINIÓN

·
Itziar Gómez / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

El día de mañana es la Marcha del Orgullo LGBTIQ+ que, después de dos años de confinamiento, se llevará a cabo de manera presencial en la Ciudad de México.

El lema para este año es: "Las calles son nuestras, por una diversidad libre de odio, violencia y machismo". La frase también me hizo reflexionar sobre qué tanto hemos avanzado en este objetivo en los entornos laborales.

Para platicar sobre este tema me acerqué a Ulises Pérez Escamilla, Senior Business Partner de Recursos Humanos en la planta de Ford en Cuautitlán, CDMX. Escogí esta compañía pues fue la primera armadora que implementó mejores prácticas en temas de inclusión para la comunidad LGBTIQ+ a nivel global.

Gracias a sus políticas y acciones en favor de esta comunidad, en 2021 recibió, por cuarto año consecutivo, el reconocimiento como uno de los «Mejores Lugares para Trabajar LGBT». Esta distinción es otorgada por HRC Equidad MX, un programa de la fundación Human Rights Campaign, dedicado a evaluar la inclusión LGBTIQ+ en los espacios de trabajo.

Más allá de esta distinción, lo importante es el proceso que han seguido a lo largo de los años y las buenas prácticas que han implementado a favor de la diversidad y la inclusión, como propuesta para aquellas empresas y organizaciones que deseen sumarse a este objetivo.

"La clave está en la conciencia, educación y en la inclusión desde los puestos de liderazgo", aseguró Ulises.

De acuerdo con Ulises, crear consciencia y educar es algo que debe comenzar de adentro hacia afuera para que, al final, se logren cambios en la sociedad. Este proceso lo inicia Ford desde el reclutamiento.

Para la empresa lo que importa es el talento de las personas, por ello, el área de Recursos Humanos implementa un sistema en el que elimina datos como las universidades de procedencia, código postal, deportes, incluso fotografías, para evitar información que pudiera generar sesgos al momento de la contratación.

Esta estrategia es una técnica de reclutamiento «a ciegas» que resulta mucho más objetiva por considerar prioritariamente la experiencia y la formación.

Una vez dentro de la compañía, se busca generar una verdadera seguridad psicológica, eliminar las microagresiones y fomentar que las personas se sientan seguras.

Constantemente imparten cursos de capacitación sobre inclusión, lenguaje inclusivo, sesgos inconscientes y diversidad, entre otros, con el propósito de ser agentes de transformación. De igual forma, cuentan con distintos grupos de ayuda y asesoría especializada, que fomentan esta cultura de respeto y unidad.

El tener una fuerza laborar diversa e inclusiva ha cambiado totalmente la dinámica de Ford y ha generado un ambiente laboral amable, más empático, de solidaridad y de compasión.

"Nos aliamos para ayudarnos mutuamente. Esto crea mejoras en la producción, más innovación y mayor generación de ideas", externó Ulises.

Otro elemento fundamental es el liderazgo. Contrario a lo que sucede en muchas compañías en las que los altos mandos son ocupados por hombres, en Ford se promueve un liderazgo diverso y que transmite la cultura de la inclusión en todos los sentidos.

No creen en los falsos símbolos de estatus porque es la experiencia la que va determinando los puestos de trabajo, no la orientación ni la identidad sexual, ni la religión o alguna otra determinante.

La compañía sigue una estructura, pero no cree en las jerarquías. Sin importar el mando, todos visten igual en la planta y pueden expresar libremente sus opiniones sin miedo a juicios o intimidaciones. Esto es lo que los hace formar una gran familia y tener uno de los menores índices de absentismo, ya que a las personas les gusta ir a trabajar porque se sienten seguras e incluidas.

El gran reto es lograr que este cambio de mentalidad sea cada vez más frecuente en las empresas en México. Como concluyó Ulises: "Son las diferencias las que nos hacen más grandes".

POR ITZIAR GÓMEZ JIMÉNEZ
DIRECTORA DE PLASMAR COMUNICACIÓN

CAR

 

SEGUIR LEYENDO: 

¿Será el fin de la globalización como la conocemos?

¿Es el nearshoring una realidad en México?

El verdadero apoyo no está en el arcoíris