UNA CHAIRA EN EL HERALDO

De METRazos y tragedias

La solidaridad se volvió a ver cuándo no habían pasado ni unos minutos del desplome, cuando los vecinos ya intentaban ayudar a los heridos

Fernanda Tapia / Una chaira en El Heraldo / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Amigos y amigas, el tema obligado sigue siendo la tragedia de la Línea 12 que todavía nos trae tristones y alicaídos (a los que menos) y desde aquí un abrazo solidario a las víctimas y a sus familias. Yo quisiera aquí mencionar algunos detalles que en medio del maremágnum han pasado desapercibidos y que van de lo curioso hasta lo terrible.

La solidaridad de los capitalinos se volvió a echar de ver cuándo no habían pasado ni unos minutos del desplome del Metro, cuando los vecinos ya intentaban por todos los medios ayudar a los heridos.

El dueño de la casa que está enfrentito de la zona del desastre sacó escaleras. Y descubrió que los vidrios del Metro son prácticamente irrompibles. Les pegó con todo lo que tuvo a la mano, pero los vidrios no cedían para poder sacar a los supervivientes que suplicaban a gritos ayuda.

Otro hecho curioso fue que al secretario de Movilidad de la CDMX, los polis no lo dejaban pasar al siniestro. Y tienen razón, se veía medio hipster para la zona, pero en general lucía como cualquier “hijo de vecina”. Y los polis acostumbrados a que en otros sexenios los funcionarios llegaban con 12 escoltas y charoleando,  pues se la “hicieron de jamón”.

 Otra cosa interesante es que doña Florencia, la actual directora del Metro, debutó en ese puesto con dos plazas. ¿Su otro puesto? subdirectora de Mantenimiento. Tras un año así, el 30 de abril le transfirió el nombramiento a don Nahum Leal,  quien hacía méritos en el escalafón del mantenimiento de ese transporte colectivo.

Todavía no acababa de festejar y tres días después, como dijera mi compadre el Charro, “le cayó caca al mole” y se estrenó con este problemón. Ya fue nombrada la institución que llevará a cabo el peritaje. Los noruegos de DNV, quiénes ya le han chambeado a Pemex, Cemex, CFE, British Petroleum, etc. Se ve que hacen trabajos machichones a nivel internacional, pero... no vayan a resultar “compadres de un amigo del hermano del cantante de la orquesta”... como dijera Chava Flores.

Ahora bien, esperando a que saquen los resultados, quisiera hacer memoria de algunos de los más terribles hechos suscitados en este sistema de transporte. Por ejemplo, en 1974 el gran percance sobre avenida Tlalpan, estación Viaducto, donde un convoy le chocó a otro sus defencitas a otro que se encontraba detenido.

Lo más terrible fue cuando enfermeros de diversas organizaciones pasaron a pedir sábanas y cobijas que pudieran regalarles “para poder recoger el despedazadero de cuerpos” que se produjo.

El saldo, 31 muertitos y más de 70 heridos. En este caso el chofer dijo “no haber escuchado la indicación de detenerse” y fue condenado a 12 años de prisión. Luego, en 2009, ocurrió algo bastante peculiar. Un hombre de Jalisco entró al metro Balderas a pintar consignas y a tirar balazos. Mató a dos y después dijo que lo había hecho “por orden divina”,  ahí nomás le metieron 151 años de cárcel.

POR FERNANDA TAPIA
DENUNCIAS@FERNANDATAPIA.COM 
@TAPIAFERNANDA

dza