Oootro conflicto en puerta

Preparan demandas por la adjudicación de contratos de limpieza en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

Oootro conflicto en puerta
Alfredo González / A Fuego Lento / El Heraldo de México

Por si fueran pocos los problemas que debe enfrentar la industria aeroportuaria en nuestro país, está en ciernes un nuevo conflicto derivado de la adjudicación de contratos para el servicio de limpieza en las terminales 1 y 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El personaje central de este conflicto es José Juan Reyes Domínguez, a quien en los altos círculos gubernamentales se le conoce como El Rey de la Limpieza, hoy paradójicamente vinculado con un trabajo sucio.

Documentos a los que tuve acceso apuntan a que, de manera poco clara, dicho personaje logró que cuatro empresas vinculadas con él, su familia y asociados obtuvieran el contrato que se acaba de adjudicar para proveer del servicio de limpieza en la terminal aérea, en la que Reyes es líder de los trabajadores de limpieza.

La principal irregularidad en el proceso de adjudicación es que las empresas Servicios Inmobiliarios Iroa, S.A. de C.V.; Tecno Limpieza Delta, S.A. de C.V.; Joad Limpieza y Servicios S.A. de C.V., y Aseo Privado Institucional S.A. de C.V. cotizaron sus servicios para el periodo 1 de mayo de 2021 al 30 de abril de 2023, en 520 millones 885 mil 51 pesos; es decir, con un sobreprecio de 64 por ciento, equivalente a 203 millones 942 mil 520 pesos.

Otras empresas participantes fueron “casualmente” descalificadas, incluida la que prestaba sus servicios en la terminal aeroportuaria (P&C Limpieza, S.A. de C.V.) que había presentado una oferta menor, por 316 millones 942 mil 531 pesos. El tema, me adelantan, tomará un curso legal por parte de las firmas descalificadas, y que ahora también se preguntan si El Rey de la Limpieza se hizo de la misma manera, poco transparente, de al menos una treintena de contratos para limpiar oficinas de varias dependencias federales.

Pero el problema no parará ahí. Un grupo de trabajadores de Reyes Domínguez se organiza para demandar colectivamente por las malas condiciones contractuales, los bajos salarios y las pírricas prestaciones. Y por todas partes se preguntan: ¿no que primero los pobres?

•••

El presidente López Obrador dio un manotazo en la mesa que hizo saltar de sus asientos a todos involucrados con el conflicto laboral en la planta de General Motors de Silao, Guanajuato, y les dio un ultimátum para que resuelvan cuanto antes. Por esa razón, esta semana se intensificaron las reuniones para el control de la crisis.

Estuvieron involucradas las secretarias de Economía y del Trabajo, Tatiana Clouthier y Luisa María Alcalde, así como representantes de la empresa y líderes sindicales. Acordaron reponer el proceso de legitimación del contrato colectivo en la armadora, antes de que concluya el año, y sacar de todo esto a Arturo Alcalde, líder moral del Frente Auténtico del Trabajo (FAT).

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “La formulación de un problema es más importante que su solución”.

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO.GONZALEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALFREDOLEZ

MAAZ


Compartir