El afán con la austeridad

Desde la llegada del presidente Andrés Manuel a la silla presidencial, lo “austero” se ha convertido en uno de los estandartes de la Cuarta Transformación, apareciendo en varias ocasiones en sus discursos a la población, como parte de su retórica

El afán con la austeridad
Ignacio Anaya Minjarez / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Desde la llegada del presidente Andrés Manuel a la silla presidencial, lo “austero” se ha convertido en uno de los estandartes de la Cuarta Transformación, apareciendo en varias ocasiones en sus discursos a la población, como parte de su retórica.

Ahora bien, el tratar de entender la austeridad y su relación con las políticas actuales del país resulta más complicado que simplemente decir “gastemos menos”, en referencia a la necesidad de reducir el gasto público; una idea que surge del pensamiento de que los gobiernos pasados gastaban más.

Para el presidente la austeridad significa, o al menos así lo ha dado a entender en sus discursos, terminar con la pobreza, aunque de un paso a otro hay un camino lleno de baches.

El concepto de austeridad surgió a principios del siglo pasado, no como una teoría económica con fundamentos y una base, sino a partir de un conjunto de medidas, ideas y creencias sobre la función del Estado en la economía. Este tipo de pensamiento, a su vez, nació con los teóricos de la ilustración: David Hume, John Locke y Adam Smith, según lo señala el economista y politólogo Mark Blyth en su libro, Austeridad: La Historia de una Idea Peligrosa.

Sin embargo, fue en el siglo XX cuando comenzó a ponerse en práctica en varias naciones, donde, con ciertas excepciones, los resultados terminaron consiguiendo lo contrario a lo esperado. A pesar de eso, pareciera que, en cuanto a economía, existiera un tipo de amnesia y subyugación con respecto a la aplicación de las políticas austeras por parte de los gobiernos, puesto que años o décadas después se siguen intentando aplicar.

En México, aun cuando se presenta la austeridad como una política innovadora de esta administración, en realidad se ha aplicado anteriormente. Durante la gestión de Miguel de la Madrid, su gobierno tuvo que llevar a cabo políticas austeras ante la crisis económica que vivía el país.

Tales medidas, junto con el terremoto del 85 terminaron afectando más a la nación. Por último, resulta importante ver la austeridad a partir de sus consecuencias en las vidas humana. Esto porque se ha encontrado una correlación entre las políticas austeras y un aumento de fallecimientos en países donde se aplicaron.

En un artículo del New York Times, publicado en el 2013 por David Stuckler y Sanjay Basu bajo el título “Como la austeridad mata”, se analizaron destinos casos cuyos resultados mostraron un aumento de suicidios en las naciones que apostaron por medidas austeras.

De la misma manera, la investigación mencionaba que los cortes al presupuesto de los servicios de salud y protección social causaban una notable decadencia en dichos sectores, lo cual conllevaba a más muertes. El artículo hacía una interesante comparación al final: si la austeridad fuera una medicina en un ensayo clínico, hace mucho se habría parado, debido a sus mortales efectos secundarios.

POR IGNACIO ANAYA MINJAREZ

@IGNACIOANAY

maaz


Compartir