Mamuts, mamuts y mamuts

Desde que comenzaron los hallazgos de restos de mamuts, debajo de la zona donde se está construyendo el aeropuerto, Felipe Ángeles, dicho animal ha sonado en boca de muchos

Mamuts, mamuts y mamuts
Ignacio Anaya Minjarez / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Tan interesante son las actuales coyunturas entre política, sociedad y paleontología, que les han conferido distintos simbolismos a los grandes mamíferos que algún tiempo atrás caminaron por el territorio mexicano. Desde que comenzaron los hallazgos de restos de mamuts, debajo de la zona donde se está construyendo el aeropuerto, Felipe Ángeles, dicho animal ha sonado en boca de muchos. Sin embargo, por alguna razón siempre lo tenemos presente. Todos los que hemos ido al Museo Nacional de Antropología conocemos el famoso diorama del mamut siendo cazado por los muy antiguos pobladores de la zona. También habrá quienes se han dado cuenta de que la estación del metro Talismán tiene un mamut como ícono, haciendo referencia a los restos del animal encontrados durante la construcción de la Línea 4. No obstante, el mejor ejemplo la hallamos en, la ahora extinta, imagen del malvavisco que todos hemos probado alguna vez.

Desde hace siglos atrás parecen haberse encontrado restos de mamut. Bernal Díaz del Castillo, mencionaba en Historia verdadera de la  conquista  de la Nueva España, que los tlaxcaltecas les hablaron sobre personas muy grandes que vivieron antes que ellos en el territorio. Como prueba, les enseñaron a los conquistadores el hueso de uno de esos supuestos gigantes, a lo que Díaz del Castillo narró: “Yo me medí con él y tenía gran altor como yo, puesto que soy de razonable cuerpo, y trajeron otros pedazos y huesos como el primero, mas estaban ya comidos y desechos de la tierra, y todos nos espantamos de ver aquellos zancarrones y tuvimos por cierto haber habido gigantes en esta tierra.” Según el conquistador, Hernán Cortés ordenó llevar el hueso a España. Interpretaciones actuales estiman que dichos restos eran los pertenecientes a un mamut y que la enorme pieza que narró Díaz Castillo, podría haber sido el fémur del animal.

Entonces, parecería que el mamut tiene una historia interesante conectada con el territorio mexicano. Actualmente, mientras sigan aparecieron sus restos, su protagonismo seguirá volviéndose más relevante. Para algunos es símbolo de crítica a la construcción del nuevo aeropuerto, para otros es el propio escudo del proyecto. Para unos es la cara de un malvavisco, y por último, para algunos, prueba de que el suelo mexicano guarda los restos de los gigantes que lo pisaron hace muchos milenios atrás, y convivieron con nuestros antepasados más lejanos.

POR IGNACIO ANAYA MINJAREZ
COLABORADOR
@IGNACIOANAY

jram 


Compartir