COLUMNA INVITADA

La figura de Lázaro Cárdenas

Era cuestión de tiempo para que apareciera o, mejor dicho, reapareciera Lázaro Cárdenas en el discurso del gobierno para justificar su accionar. No es la primera vez que la figura de dicho Expresidente es tomada por los miembros de la Cuarta Transformación

Ignacio Anaya Minjarez / Colaborador / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Era cuestión de tiempo para que apareciera o, mejor dicho, reapareciera Lázaro Cárdenas en el discurso del gobierno para justificar su accionar. No es la primera vez que la figura del Expresidente es tomada por los miembros de la Cuarta Transformación. Su peso político y nacionalista que representa en la población ha sido aprovechado en ocasiones durante esta gestión. En este caso con la conmemoración del 83 aniversario de la nacionalización de la industria petrolera en México, el pasado 18 de marzo, la presencia anacrónica de Cárdenas refleja la importancia conferida por parte del gobierno a la soberanía de la nación.

La expropiación petrolera es de esos acontecimientos que han generado un sentimiento de orgullo nacional en México. El valor conferido al petróleo, la defensa de la soberanía ante los intereses extranjeros y los recursos naturales como propiedad de la nación son algunos de los temas que más suenan cuando se habla de tal suceso, desde la educación hasta las esferas gubernamentales. De la misma manera, la gran producción historiográfica sobre Lázaro Cárdenas y el cardenismo, originada desde hace pocos años después de su presidencia no deja de ofrecer interpretaciones sobre lo que fue y representó, en su momento, la expropiación. Por ejemplo, una pregunta que nace de este tema es qué tanto el éxito del nacionalizar la industria del petróleo en México fue producto de factores exteriores como la política del Buen Vecino llevada a cabo por Franklin D. Roosevelt y la incipiente lucha contra el fascismo en ese entonces; misma que después terminó convirtiéndose en la Segunda Guerra Mundial. Estos planteamientos han permitido mirar dicho acontecimiento con una postura más crítica y reflexiva, aunque no por ello se le debe restar su importancia para el país durante el siglo XX.

Ahora 83 años después y surgen de nuevo referencias a la expropiación petrolera con una profunda intención política. El nacionalismo se ha vuelto una herramienta fundamental del gobierno de la Cuarta Transformación. Para ello sus representantes se han valido de la historia, como si se tratara de un manual para el buen gobernar de la nación. Ahora es con la polémica reforma eléctrica donde varios servidores públicos evocan a Cárdenas, bajo el argumento de la defensa a la soberanía nacional. Es una manera de llegar a la población mexicana desde un tema que siempre ha hecho eco en la historia del país. No resulta una sorpresa, si se toma en consideración la visión histórica que tienen quienes promueven estos mensajes desde el gobierno. Varias y varios pertenecieron a una generación donde la expropiación petrolera fue vista como una gesta heroica y ahora es su pretensión repetir ese heroísmo.

POR IGNACIO ANAYA MINJAREZ
COLABORADOR
@IGNACIOANAY

jram