La Unión Europea y Turquía

Turquía en los últimos años ha ido expandiendo su influencia en la zona del Próximo Oriente

La Unión Europea y Turquía
Dircea Arroyo Buganza / Foro Internacional Anáhuac / Opinión El Heraldo de México

El Estado turco es una pieza clave en el Medio Oriente para mantener la estabilidad y la paz en la zona, gracias a su posición geoestratégica. Del mismo modo, Turquía en los últimos años ha ido expandiendo su influencia en la zona del Próximo Oriente, principalmente en Azerbaiyán, Siria y África. 

Turquía, como la mayoría de los miembros de la UE, son parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). La canciller alemana Ángela Merkel en varias ocasiones ha reiterado la importancia de Ankara para este organismo, así como para mantener la estabilidad e integridad territorial en Siria. Además, de la importancia que ha tenido Ankara en la lucha contra el terrorismo en el Medio Oriente.

A pesar de lo anterior, Grecia y la isla de Chipre, miembros tanto de la UE como de la OTAN, se han visto afectados desde el año pasado por las exploraciones en busca de energéticos de Turquía en el Este del Mediterráneo. Algunas de las exploraciones se hacían en aguas que Grecia reclama como zona económica exclusiva. Y en el caso particular de Chipre, una parte se encuentra bajo ocupación turca desde 1974. 

La UE se encuentra en un momento complicado, pues si bien busca estrechar relaciones con Ankara por la importancia del país euro-asiático, la situación se ha complicado por las acciones ilegales del Estado Turco en Grecia y Chipre.

El 22 de marzo de este año el vicepresidente Josep Borrell, representante de asuntos exteriores de la UE, en una rueda de prensa reconoció señales positivas en el liderazgo turco para desescalar la tensión en el Este del Mediterráneo. Por ejemplo, en diciembre se retiraron los buques que realizaban exploraciones en la zona económica exclusiva de la isla de Chipre.

Cabe mencionar que, el Estado turco ha manifestado también el interés por mejorar su relación con la Unión Europea. Pese a lo anterior no hay que olvidar que la situación en la zona se mantiene frágil y para algunos miembros de la UE existe la preocupación de que Turquía solamente se haya detenido de manera momentánea. 

Esta intranquilidad fue manifestada por el presidente greco-chipriota Nicos Anastasaides, uno de los principales actores afectados por las actividades ilegales turcas del año pasado en la zona económica exclusiva de Chipre. La inquietud radica en que no existe una continuidad y compromiso por parte del Estado turco y que en cualquier momento puede retomar las acciones suspendidas. Esto aunado a la invasión que sufre.

La Unión Europea buscará por el momento acercarse al gobierno turco, siempre y cuando no vaya en contra de la política del bloque. Y, si llegara a reanudar las exploraciones por hidrocarburos en las zonas exclusivas de sus miembros, llevará a cabo sanciones en contra del Estado Turco, aunque hasta ahora los medios de comunicación no han mencionado en qué consistirían. 

Por DIRCEA ARROYO BUGANZA

PROFESORA Y TITULAR DE LA CÁTEDRA A.G. LEVENTIS EN ESTUDIOS DE CHIPRE EN LA FACULTAD DE ESTUDIOS GLOBALES, UNIVERSIDAD ANÁHUAC 

dza


Compartir