Van por definición y una norma oficial

La Anaisa está impulsando una NOM, con el objetivo de que los consumidores tengan mayor información sobre los suplementos alimenticios

Van por definición y una norma oficial
Jaime Núñez / Al Mando / Opinión El Heraldo de México

Durante estos meses de pandemia, una cantidad considerable de personas han intentado cambiar de hábitos acercándose a estilos de vida más saludable; hacer ejercicio, dormir bien, tener momentos de distracción, esparcimiento y comer sanamente.

Sin ser regla escrita y con la información que tenemos a nuestro alcance con respecto al COVID-19, se sabe que las personas con conductas más saludables tendrán mejores posibilidades de salir adelante y con menores consecuencias si se contagian de la enfermedad. En ese sentido, la industria de suplementos alimenticios se ha convertido en un elemento de atención para los consumidores, en la actualidad el sector genera una derrama económica superior a 28 mil millones de pesos anualmente, empleando a más de un millón y medio de personas. México se coloca como el segundo mercado más importante a nivel Latinoamérica, después de Brasil. Dada su relevancia la Asociación Nacional de la Industria de Suplementos Alimenticios (Anaisa), que comanda Juan Pablo Fueyo, se ha dado a la tarea de generar mayor información sobre los productos que elaboran, apegándose a los criterios que emanan desde la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitario (Cofepris), al mando de Alejandro Svarch Pérez, sin dejar de lado uno de los elementos que más preocupación les genera, me refiero a la venta de productos en el mercado informal y sobre todo alejarse de prácticas que tienen otro tipo de empresas con la venta de los conocidos productos milagro.

Otra de las tareas que estarán impulsando en los meses por venir será definir un concepto más amplio y explícito sobre los suplementos alimenticios, hay que tomar en cuenta que el actual significado de estos productos data del siglo pasado, transcurriendo al menos 22 años desde que se comenzó a hablar en las leyes de las características de los elementos con los que son elaborados, desde entonces y a la fecha se registran avances tecnológicos, mayor conocimiento en las fórmulas, nuevas materias y mucha investigación.

El concepto que se lee en la gaceta parlamentaria dentro de la Ley General de Salud como proyecto de decreto del cambio de definición dice: Son aquellos productos a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos deshidratados o concentrados de frutas, adicionados o no, de vitaminas de minerales, que se pueden presentar en forma farmacéutica y cuya finalidad de uso sea incrementar la ingesta dietética total, complementaria o suplir alguno de sus componentes.

La intención es continuar con lo que ya se había aprobado en la legislatura pasada en Cámara de Diputados y en la actualidad se encuentra a la espera de ser avalada en el Senado de la República.

A la par los miembros de ANAISA buscarán la creación de una Norma Oficial Mexicana (NOM) que brinde a la población mayores elementos de información derivando en beneficio de los propios consumidores.

Por JAIME NÚÑEZ
JAIME_NP@YAHOO.COM
@JANUPI

avh 

 


Compartir