El reto de Zaldívar

El ministro tendrá que demostrarle al Presidente que el “cambio de rumbo” que prometió en esa institución cuando lo designó está funcionando

El reto de Zaldívar
Luis Soto / Agenda Confidencial / Opinión El Heraldo de México

Como era de esperarse, la aprobación de la Ley del Sistema Eléctrico Nacional está provocando una lluvia de amparos por parte de los afectados por las nuevas disposiciones. Lo que nadie esperaba era que el mismísimo presidente de la República saliera a defender con vehemencia tan delicado asunto y le pidiera al Consejo de la Judicatura Federal que vigilara la actuación del juez que otorgó el primer amparo.

 El tremendo juez de la tremenda Corte tendrá que resolver el tremendo caso que le envió el Jefe del Ejecutivo, que consiste en vigilar la actuación de un juez que otorgó un amparo contra la susodicha Ley, lo que ha provocado una ola de protestas de abogados, exministros y varios especialistas que acusan al presidente de la República de presionar al Poder Judicial, por decir lo menos. 

Por lo pronto, el ministro Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura, le respondió a su jefe, perdón, al jefe del Ejecutivo: “Como usted sabe, es presupuesto de la democracia y del Estado de Derecho que jueces puedan actuar en un marco de autonomía e independencia. Corresponde al Consejo de la Judicatura Federal velar porque puedan hacerlo con libertad y del mismo modo, es facultad de dicho órgano vigilar que las personas juzgadoras se conduzcan con apego a la ley, con honestidad y total imparcialidad. Seguiremos cumpliendo con esta encomienda”. 

El reto de Zaldívar es demostrarle al primer mandatario que el “cambio de rumbo” que prometió en esa institución cuando lo designó, está funcionando.  Para nadie es un secreto que después de 25 años el máximo tribunal de justicia del país se convirtió en un nido de corrupción y nepotismo, en donde se arraigó un “nocivo corporativismo judicial” al servicio de los grupos y personajes más poderosos, política y económicamente hablando, quienes en los últimos años se han dedicado a “untarle la mano” a jueces, magistrados y ministros, incluyendo a varios de la Corte, para que los favorezcan.

A ver cómo le hace Arturo.

•••

AGENDA PREVIA:  La nueva identidad del Consejo Coordinador Empresarial “no es un cambio estético, ni de una mera campaña mercadotécnica. Se trata de un cambio de fondo para acompañar los esfuerzos que estamos haciendo de adaptación a la realidad actual, y de promover cambios estructurales y duraderos”, aclaró Carlos Salazar, presidente del organismo de los “cupuleros”. No se refirió a la falta de liderazgo empresarial que obliga a recordar la “larga noche de doce años” que vivió el sector con los populistas Luis Echeverría y José López Portillo; mucho menos reconoció que ante el discurso anti empresarial del gobierno de la 4T, lo único que ha mostrado es sumisión.

Después de 45 años de haberse creado, el Consejo Coordinador Empresarial no sólo perdió su identidad, que ahora quiere recuperar con un simple cambio de logotipo; perdió también su misión declarada: “Coordinar, unificar y representar al sector empresarial, preservando y fortaleciendo la libre empresa, así como los principios y valores que conduzcan a los mexicanos a un ámbito de igualdad de oportunidades, estado de derecho y democracia. Y de la visión que alguna vez tuvieron de “Ser una institución líder para el empresariado y la sociedad en materia económica, sociopolítica, y de desarrollo sustentable”, ya no queda nada.

Por LUIS SOTO
LUISAGENDA@HOTMAIL.COM
@LUISSOTOAGENDA

dza


Compartir