Hablemos del Municipio

El artículo 115 de nuestra Constitución Federal reconoce al municipio libre como la base de la división territorial, de organización política y administrativa de los estados

Hablemos del Municipio
Jonás Sandoval/ Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

De acuerdo al INEGI (Censo de Población y Vivienda. 2020),  nuestro país tiene una población que supera 126 millones de personas, todos ellos aspiran recibir bienes y servicios de los tres niveles de gobierno, ya que estos son necesarios para la satisfacción de sus necesidades; en este sentido, he observado que la atención de los medios de comunicación, las instituciones educativas, los académicos y, en general,  de quienes damos seguimiento a la vida pública del país, se concentra en las acciones y responsabilidades que le corresponden a la federación, sin embargo, en mi opinión, son los estados y sobre todo los municipios a los que debemos ponerle mayor atención, seguimiento y profundizar en su estudio, ya que son éstos últimos a los que les corresponde la atención de aquellas funciones y servicios públicos esenciales o primordiales que impactan día con día la vida de cada persona. 

El artículo 115 de nuestra Constitución Federal reconoce al municipio libre como la base de la división territorial, de organización política y administrativa de los estados, asignándoles dentro de su competencia la atención de lo relacionado con el suministro de agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales; alumbrado público; servicio de limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos; mercados y centrales de abasto; panteones; rastro; calles, parques, jardines y su equipamiento; seguridad pública en términos del artículo 21 de la propia Carta Magna, policía preventiva municipal y tránsito, así como las demás funciones y servicios públicos que determine cada Legislatura local, conforme a sus condiciones territoriales y socio-económicas, así como su capacidad administrativa y financiera. 

Como se observa, el nivel de proximidad de la acción gubernamental municipal se vuelve esencial, continua y cotidiana, pues todos los días los ciudadanos requieren agua potable para beber, preparar alimentos y garantizar condiciones de sanidad indispensables, aún más en estos días en que debemos reforzar las acciones de higiene, por lo que también se vuelve relevante contar con un servicio de limpia eficiente; alumbrado público eficiente que va de la mano con el mejoramiento de la percepción de seguridad y que fortalece el actuar de los cuerpos de policía que deben cumplir con la obligación de proteger todos los días a los ciudadanos y su patrimonio. 

De igual forma, son responsables de garantizar que los ciudadanos cuenten con calles para transitar, así como con áreas verdes como espacios de esparcimiento y para la activación física; deben vigilar el funcionamiento de los mercados públicos, centros de abasto y rastros donde se comercializan los alimentos que se producen y consumen, pero además debe promover y facilitar la actividad económica en los sectores industrial, comercial y de servicios, ello de conformidad con la vocación que cada uno tiene,  a fin de que el sector privado genere empleos y riqueza para los gobernados.  

Parecieran simples las obligaciones municipales pero su correcta ejecución representa un reto mayúsculo, por lo que se debe escuchar a la gente para construir en conjunto una alianza ciudadana con las administraciones municipales, como elemento indispensable para garantizar la gobernabilidad del primer nivel de contacto con las demandas ciudadanas. 

Es inocultable que, en principio, todos los municipios tienen la misma obligación constitucional de cumplir con estas funciones y dotar de servicios públicos que se han mencionado, sin embargo, la propia realidad que viven los 2,469 municipios del país (INEGI, Catálogo Único de Claves de Áreas Geoestadísticas Estatales, Municipales y Localidades. Agosto 2020), hace que cada uno de ello las atienda de forma diversa y asimismo es distinto el nivel de satisfacción que sus habitantes tienen, nuestro país es tan ya que no es la misma situación y problemática que tiene Ciudad Juárez en Chihuahua con 1,391,180 habitantes; o  Yogana en Oaxaca con sus 1, 264 habitantes, o mi municipio Tlalnepantla de Baz, Estado de México con 700,734 tlalnepantlenses. 

Este amplio universo de funciones y servicios municipales que deben proveer, lo complejo que resulta dar seguimiento a 2469 de entes públicos, que además gozan de personalidad jurídica y manejan su patrimonio, que cuentan con facultades para aprobar bandos de policía y gobierno, reglamentos, circulares y disposiciones administrativas entre otras, así como la certeza de que toda la acción que se desarrolla en los municipios impacta a una población de más de 126 millones de personas, hacen indispensable estudiar y opinar en forma permanente sobre la vertiente municipal de la gestión pública. 

Por estas y más razones que iré planteando en estas páginas, agradezco a El Heraldo la oportunidad de invitar a que todos “Hablemos del Municipio”. 

Por Jonás Sandoval

@jonassandovalo 

 


Compartir