México 2050. Parte I: Seguridad Energética

El Estado está fallando en prever los escenarios de riesgo en materia de seguridad energética

México 2050. Parte I: Seguridad Energética
Gerardo Rodríguez/ Cuarto de Guerra/ Opinión El Heraldo de México

En 2050, México tendrá 148 millones de habitantes (CONAPO) que exigirán niveles de desarrollo sociales, económicos y seguridad en un mundo más complicado que el que vivimos actualmente. Si el país mantiene este crecimiento poblacional y de su economía, además estaremos en la liga de las siete economías más grandes del mundo según PwC. Sin embargo, estas proyecciones se pueden complicar si desde ahora no prevemos con visión de futuro los retos que enfrentará México en varios frentes: energético; económico, alimentario, salud, medioambiente, infraestructura estratégica, estado de derecho, seguridad global, cibercriminalidad, entre otros.

Comenzaremos una serie de columnas sobre los retos que enfrentará México rumbo al 2050 para que nos sirvan como brújula para evaluar las diferentes políticas públicas que los gobiernos implementan para conocer si son coyunturales o son políticas de Estado de largo plazo. Empecemos con la seguridad energética.

Demanda de energía. Para los próximos 30 años, México requerirá al menos un aumento del 20% de suministro de energía para satisfacer las necesidades sociales de su población y economía. Difícilmente PEMEX y la CFE podrán garantizar autonomía energética del Estado. Los objetivos loables de la visión nacionalista, sobre la protección de la industria energética nacional, de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, serán muy difíciles de alcanzar. El país necesitará un equilibrio estable de producción de energía proveniente del Estado y de la iniciativa privada.

Energías renovables y empleos. México no puede ir en contra corriente de las tendencias internacionales en el uso de tecnologías renovables, por el evidente cambio climático. Por supuesto que es frustrante que el país no haya explotado al máximo sus combustibles fósiles para su desarrollo como lo han hecho otras naciones, pero eso ya es terriblemente irresponsable en el siglo XXI. Las tecnologías limpias ofrecen nuevas alternativas de desarrollo para México. Se calculan 11 millones de nuevos empleos en el mundo en este sector, además de que contribuye a un medio ambiente más sano para el mundo.

Reservas de energía. México es la 17ª potencia global en términos de reservas de petróleo y 32ª en gas natural según BP y la Agencia de información de Energía de EU. Sin embargo, en términos de energías renovables el país tiene todo el potencial para explotar la solar y eólica. México debe encontrar el equilibrio entre la explotación de fuentes de energía fósiles altamente contaminantes y energías renovables que serán de más fácil acceso en el futuro.

Las instituciones del Estado mexicano sí están fallando en prever los escenarios de riesgo en materia de seguridad energética. Febrero 2021 fue un primer aviso que este tema debe estar en la agenda de seguridad nacional.

Réquiem por los oficiales de la Fuerza Aérea de México y tripulantes que fallecieron ayer en Veracruz.

Réquiem por el senador Radamés Salazar Solorio, ex presidente de la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional.

POR GERARDO RODRÍGUEZ
GERARDO_RSL@YAHOO.COM
@GERODRIGUEZSL


Compartir