Como anillo al dedo

Aún con la reforma energética de EPN, no se construyó infraestructura de almacenamiento de combustible ante contingencias como la actual

Como anillo al dedo
Jesús Martín Mendoza / Ojos que sí ven / Opinión El Heraldo de México

La insólita tormenta invernal que azota gran parte de Estados Unidos, y en especial el estado de Texas, provocó que los ductos de gas natural con destino a México se congelaran, imposibilitando el envío de éste a los estados de Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila. 

Al menos esa fue la argumentación que me dio en entrevista con El Heraldo TV Luis Bravo, vocero de la Comisión Federal de Electricidad, quien justificó la puesta en marcha de plantas de energía eléctrica movidas con combustóleo y carbón. Más tarde, Gregg Abbot, gobernador del estado de Texas, dio la orden de suspender toda exportación de gas natural fuera de la región, al menos hasta el 21 de febrero, bajo la idea de privilegiar el consumo local. 

El fenómeno climático de intenso frío puso en evidencia dos cosas. Aún con la reforma energética de Enrique Peña Nieto, que culminó el proceso de reconversión a gas natural de las termoeléctricas del país, no se construyó infraestructura de almacenamiento de combustible ante contingencias como la que estamos viviendo. 

En segundo lugar, la crisis cayó como anillo al dedo a la iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador que, en su afán de asegurar a la CFE como la única empresa de generación de energía eléctrica a manera de monopolio, necesitaría de combustibles fósiles, como el combustóleo y el carbón, para lograr la independencia en el sector eléctrico. 

Si bien hay razón en señalar la alta vulnerabilidad de México al estar conectados al gas de Texas con un “simple tubo”, el costo para lograr esa independencia podría ser muy alto. Desde el punto de vista político se daría un mensaje de control centralista de la electricidad, y desde el punto de vista medioambiental de no ocuparse por el aire, el agua y la tierra. Es cierto que países como China, Japón y Alemania han elevado el porcentaje de su generación eléctrica con carbón, pero han implementado una avanzada tecnología que evita la salida de dioxinas y furanos, altamente cancerígenos a la atmósfera. 

En marzo de 2019 le compartí la venta que realizó Armando Guadiana, senador de la República y magnate del carbón en Coahuila, quien vendió 360 mil toneladas del combustible fósil para las termoeléctricas Carbón I y Carbón II de la CFE en Nava, Coahuila. El doctor Edgar Ocampo Téllez, investigador y analista en prospectiva energética de la Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos, me dijo hace varios meses que México cuenta con reservas carboníferas para dotarnos de energía durante 200 años. El mejor argumento, junto con el frio, para regresar al carbón.

•••

Corazón que sí siente: Podemos entender
las lealtades y el pago de favores, pero mantener a Félix Salgado Macedonio como candidato de Morena en Guerrero en agravio femenino, puede tener un elevado costo político para AMLO.

POR JESÚS MARTÍN MENDOZA
JESUS.MARTIN.MENDOZA001@GMAIL.COM
@JESUSMARTINMX

avh


Compartir