COLUMNA INVITADA

La cultura del cuidado

La pandemia que padecemos ha puesto en evidencia nuestras vulnerabilidades y nuestra interdependencia

OPINIÓN

·
Cecilia Romero/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

Desde 1968, de manera ininterrumpida cada 1 de enero, la Iglesia católica lleva a cabo la Jornada Mundial de la Paz. Esta iniciativa del papa Paulo VI busca llamar la atención sobre la importancia fundamental de trabajar para la paz en todos los ámbitos del quehacer humano, desde el personal, hasta el internacional. 

Los títulos de los mensajes anuales de la Jornada Mundial de la Paz dan cuenta de su pertinencia: “Si quieres la paz, trabaja por la justicia” (1972).  “Si quieres la paz, defiende la vida” (1977).  “Para lograr la paz, educar para la paz” (1979).  “La paz y los jóvenes caminan juntos” (1985).  “La mujer, educadora para la paz” (1995).  “En la verdad, la paz” (2006).  “La fraternidad, fundamento y camino para la paz” (2014). El mensaje del papa Francisco para la jornada en este 2021 es “La cultura del cuidado, como camino de paz”.  Hace hincapié en la necesidad de ‘hacernos cargo los unos de los otros para lograr la fraternidad’ y alejarnos de la indiferencia que tanto daño hace a nuestra sociedad actual.  De su rico contenido destaco dos elementos:  primero, el cuidado del otro es inseparable de la fraternidad, que surge del reconocimiento de la dignidad inalienable de toda persona, especialmente de los desamparados, marginados, enfermos, ancianos, que son los más necesitados de cuidado. De aquí se deriva que el cuidado debe proporcionarse como un ejercicio de solidaridad, que requiere ternura y preocupación por el bien del otro. Segundo, ‘la cultura del cuidado’.  No podemos aspirar a dar o recibir un cuidado si no entendemos esta actividad como parte de una cultura, aprendida desde la familia, continuada en la escuela y la comunidad. El cuidado es lo que nos hace miembros de una sociedad, preocupados los unos por los otros. Generosos y desprendidos. Necesitamos trabajar para adquirir la cultura del cuidado.  La pandemia que aún padecemos ha puesto en evidencia nuestras vulnerabilidades y nuestra interdependencia.  Quien aún considere que el individualismo es la solución a los problemas que nos aquejan, no sobrevivirá.

En México, la Cámara de Diputados acaba de aprobar un dictamen que modifica artículos constitucionales para consagrar el ‘derecho al cuidado’ y promover el Sistema Nacional de Cuidados.  La minuta enviada al Senado menciona la inequidad propiciada por el ‘sistema patriarcal’ que carga a las mujeres el cuidado de los vulnerables, y propone una solución a base de redistribución de tareas y remuneración por realizarlas. ¡Cuidado! Somos corresponsables en estas labores, todos debemos cuidar de todos. Pero la realización de esta responsabilidad es inseparable de la fraternidad y de la cultura.  Si no cuidamos con amor, convertimos esta tarea en una mercancía sujeta a los vaivenes del mercado. Ojalá los senadores tomen nota de estas reflexiones.

¡Feliz Año Nuevo!  

POR CECILIA ROMERO CASTILLO
COLABORADORA
@CECILIAROMEROC