¿De verdad era momento del #FueraPiojo?

Hoy creo que le va a costar al Club América conseguir un DT que esté tan identificado con la institución

¿De verdad era momento del #FueraPiojo?
Geru / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

Desde la famosa “Copa GNP por México” el americanismo empezaba con el hashtag #FueraPiojo. La afición no pudo con la eliminación en un torneo amistoso y antes del torneo cancelado venían de perder la final contra el Monterrey. Es bien sabido que dirigir a las Águilas implica una exigencia que raya en lo absurdo: el título cada seis meses, y que además se juegue casi como en el Barcelona de Pep Guardiola.

Miguel Herrera, uno de los técnicos más exitosos en la historia de los azulcremas, se fue, en gran medida, por los temas extracancha. En cuanto a competir, creo que hizo magia con el plantel que le quedó después de tantas salidas: en un breve lapso se fueron Agustín Marchesín, Mateus Uribe, Guido Rodríguez (su mejor jugador), Edson Álvarez y Diego Lainez, además del problema con Renato Ibarra, otro elemento clave en su esquema. Pese a esas bajas, siguió compitiendo.

El Piojo es un gran técnico, que de eso no quede duda, los títulos ahí están. En esta segunda etapa ganó una liga, una copa y un Campeón de campeones. Protagonista siempre ha sido, aún con un plantel limitado y de rendimiento bastante mediocre; además, la directiva tampoco le ayudó mucho. La situación sanitaria en el mundo afectó el tema económico y fichar bien con poco dinero es un arte que en Coapa no conocen. En el Club América siempre se ha tratado de fichar a lo mejor, cueste lo que cueste. Ahora, en época de crisis, se notó la poca experiencia para encontrar “joyas ocultas”, como Federico Viñas, por ejemplo.

Ahora, con todo esto, era para que las Águilas ni siquiera figuraran en este último semestre, pero quedaron en tercer lugar general y llegaron a semifinales de la Concacaf Liga de Campeones. Entiendo la molestia de la afición, siempre les gusta ir por todo, pero nadie en el mundo lo hace. Incluso entiendo el enojo por las formas contra Chivas y contra el LAFC, pero insisto, con ese plantel era, hasta cierto punto, lógico.

Por otra parte, una de las razones de peso para la salida de Herrera fue el tema extracancha. No es la primera vez que su temperamento lo traiciona. Una de las fortalezas que más se le admira al Piojo es la pasión con la que dirige, pero eso mismo es su debilidad. La bronca contra el LAFC y el insulto a un árbitro son recurrentes en él y ya no es un jugador, es un técnico que da la cara por un plantel y una institución. Si en los futbolistas se ve mal, en el entrenador, se ve peor. Como jugador se perdió ir a un Mundial, como técnico ya perdió dos trabajos, uno en la Selección Nacional y ahora con América.

Si Miguel lograra controlar ese temperamento sería más trascendente en el futbol mexicano. Hoy creo que le va a costar al Club América conseguir un DT que esté tan identificado con la institución y que emule sus resultados con lo que hoy tiene en cuanto a material humano. Estoy seguro que Herrera no tardará en tener trabajo de nuevo.

POR GERU
GERUCORREA@GMAIL.COM
@EL123PORMI


Compartir