Cisma en el Ejército

Hace dos semanas el Jefe de la DEA Timothy J. Shea, estuvo en México y se reunió con integrantes del gabinete. La visita pasó casi de noche

Cisma en el Ejército
Manuel López San Martín / Definiciones / El Heraldo de México

Hay un cisma en la cúpula del Ejército mexicano, tras la detención el jueves de la semana pasada, en Los Ángeles, del exsecretario de la Defensa Salvador Cienfuegos. Una convulsión soterrada. Al interior, desconcierto sobre el alcance del arresto y sus implicaciones –e implicados-. Al exterior, agravio por parte de un grupo militar, tanto con el presidente López Obrador, como con el gobierno de EU.

La operación Padrino, ejecutada por la poderosa DEA, ha despertado los demonios dentro de las Fuerzas Armadas. El malestar doméstico es inocultable. El secretario de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval lo conoce y lo ha transmitido al presidente.

López Obrador, desde hace días, trabajaba sobre el escenario de una posible detención. No para impedirla, ni mucho menos, sino en dos sentidos: para conducirla hacia su narrativa de gobierno, y para desactivar o encauzar una lucha intestina en el Ejército.

Por eso, desde el viernes, y particularmente el fin de semana, ha enviado diversos mensajes que tienen como destinatario a mandos militares. El apresado Cienfuegos, oficial de infantería, por decreto presidencial de finales del sexenio de Luis Echeverría, era asesor del actual secretario de la Defensa, el general de división Luis Crescencio Sandoval, oficial de caballería. Este decreto convertía a los exsecretarios en “intocables”; les otorga un “fuero especial” que les impide ser citados por cualquier autoridad mexicana.

***

A finales de septiembre pasado aterrizó en nuestro país Timothy J. Shea, jefe de la DEA. Estuvo en la CDMX. Se reunió con integrantes del gabinete presidencial y con el Fiscal General Alejandro Gertz Manero. La visita pasó casi de noche. Los pocos que la registraron, lo hicieron en el contexto de la audiencia que días más tarde tendría el exsecretario de Seguridad Genaro García Luna en NY. Pero el jefe de la DEA llegó con una serie de requerimientos.

¿Adelantó que la justicia estadunidense iría tras Cienfuegos, sobre quien pesaba una orden de arresto desde hace más de un año? Nadie lo ha confirmado, pero tampoco desmentido. Lo que ha trascendido, es que, entre los varios exfuncionarios de alto perfil en la mira de la DEA, habría más de una decena de mandos militares.

***

"No es profesional y no es justo culpar a toda la oficialía del Ejército de estar involucrada con este caso, repito, si es que se demuestra que el secretario está involucrado. Aun en ese caso, si él resultara responsable, no es lo mismo el General Secretario Cienfuegos que una institución como la Secretaría de la Defensa.

"No, hasta que sepamos si en las pruebas que tiene Estados Unidos se demuestra que el general secretario del gobierno anterior, del presidente Peña está involucrado, tiene que haber castigo, no tiene por qué haber impunidad porque es un delito grave, muy grave, y si hay otros involucrados lo mismo, que tienen que salir en investigación, si están todavía en activo, tienen que ser retirados de sus cargos y sometidos a juicios para que se aplique la ley y no haya impunidad", dijo López Obrador tras un evento de Sembrando Vida en Tapanatepec, Oaxaca, al sábado pasado.

“Quiero reconocer el apoyo que el gobierno que encabezo, recibe de las Fuerzas Armadas, en particular el apoyo del general secretario. El general secretario Sandoval ha actuado con rectitud, con honestidad y con lealtad a las instituciones y, sobre todo, con lealtad al pueblo de México”, señaló el viernes al mediodía, durante un recorrido por las obras del aeropuerto en la base militar de Santa Lucía.

El presidente destacó ese mismo día, en la mañanera, que el actual secretario es “una persona incorruptible”.

Mensajes, para quienes tengan que escucharlos, en plena escisión dentro de la cúpula del Ejército.

***

¿Alguien enteró al secretario sobre lo que el Jefe de la DEA informó al gobierno en las reuniones que sostuvo hace poco más de dos semanas en nuestro país? ¿Luis Crescencio Sandoval sabía de la intención de capturar a Cienfuegos? ¿El presidente estaba al tanto? ¿Se guardó secrecía para permitir la detención? ¿De qué tamaño será el impacto y reacomodo en las Fuerzas Armadas? Por ahora, hay muchas más preguntas que respuestas.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM 
@MLOPEZSANMARTIN


Compartir