Las piezas en el extranjero

En la actualidad hay una enorme cantidad de piezas de distintas culturas mesoamericanas en el extranjero, especialmente en Estados Unidos y Europa. Eso es solamente en referencia a objetos que están catalogados o, en otras palabras, localizados en museos, ya que por otro lado hay un mercado de arte

Las piezas en el extranjero
Ignacio Anaya Minjarez / El Heraldo de México / Opinión

Mucho ha sonado el tema sobre la devolución del penacho de Moctezuma a territorio mexicano. No es algo nuevo, la insistencia para que la pieza sea regresada a la nación comenzó desde 1991, cuando México reclamó oficialmente su devolución (cabe mencionar que ya había sido solicitado en 1986 por el activista Xokonoschtletl Gómora). Desde ese año hasta la actualidad, en varias administraciones se ha intentado “recuperar” el famoso objeto. Incluso se le ofreció al gobierno de Austria un intercambio del penacho por el Carruaje de Maximiliano de Habsburgo. No obstante, no se ha llegado a ningún acuerdo y lo más probable es que la dicha pieza mesoamericana siga en el otro lado del Atlántico, al menos hasta que se encuentre un mejor tipo de tecnología que permita su transporte seguro a México.

En la actualidad hay una enorme cantidad de piezas de distintas culturas mesoamericanas en el extranjero, especialmente en Estados Unidos y Europa. Eso es solamente en referencia a objetos que están catalogados o, en otras palabras, localizados en museos, ya que por otro lado hay un mercado de arte mesoamericano que circula sin limitantes. El año pasado 120 piezas, de las cuales la gran mayoría provenían de México, fueron subastadas en París, Francia, pese a los intentos de autoridades mexicanas y cuerpos diplomáticos para evitarlo.

El movimiento de objetos y piezas mesoamericanas hacia el extranjero es un fenómeno que comenzó desde la conquista hasta la actualidad. No obstante, si debiéramos fijarnos en un periodo en específico, debería ser el siglo XIX, ya en tiempos del México independiente. Las constantes guerras, así como la inestabilidad política y económica no permitieron que se formará una institución arqueológica como tal en el país, lo cual provocó que varias Exploraciones y proyectos arqueológicos se llevarán a cabo por extranjeros. Los arqueólogos realizaron hallazgos impresionantes que terminaron siendo fundamentales para el conocimiento de las culturas antiguas, pero, varios de los objetos que encontraron se los llevaron con ellos. Además, la preocupación por la conservación del patrimonio histórico por parte del gobierno mexicano era un tema que no sonaba mucho, a pesar de que a lo largo del siglo hubo varios intentos para legislar que nos salieran las piezas antiguas del país. En la actualidad existen los reglamentos correspondientes en relación a los objetos del pasado, sin embargo, el mercado sigue ahí presente. Pensar en el penacho de Moctezuma debería hacer resurgir el debate sobre por qué están allá. El conocer cómo llegaron a Europa o Estados Unidos nos hace entender mejor la historia de la arqueología en México y lo unida que está con la situación en la que se encuentre el país.

 

POR IGNACIO ANAYA MINJAREZ

@IGNACIOANAY


Compartir