PLAZA DE LA NOCHE VICTORIOSA

Con cambio de la nomenclatura buscan reivindicar a víctimas de Masacre del Templo Mayor

Las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México oficializaron el cambio: se modifica la nomenclatura del espacio público Plaza el Árbol de la Noche Triste por Plaza de la Noche Victoriosa.

NACIONAL

·
De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), una de las figuras más temidas durante la conquista de Tenochtitlan y los pueblos de América fue la de Pedro de Alvarado. FOTO: ESPECIAL

Con el cambio de la nomenclatura del espacio público Plaza el Árbol de la Noche Triste por Plaza de la Noche Victoriosa, el Gobierno de la Ciudad de México busca reivindicar a las víctimas de la masacre del Templo Mayor.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, señaló que Una sociedad requiere saber sus orígenes para tomar un rumbo definido.

"Cambiamos el nombre de la Noche Triste porque, para nosotros, es fundamental reivindicar también aquellos que murieron en la masacre del Templo Mayor. Reivindicar a los originarios de estas tierras, por qué cambiar el nombre de la Plaza, por qué cambiar mosaicos en los muros de la Ciudad, lo hacemos porque partimos de la convicción de que una sociedad necesita saber de dónde viene para saber hacia dónde va.

"Cómo podríamos resolver algunos de los grandes problemas actuales, si no sabemos dónde comenzaron", aseguró la mandataria capitalina. Sumado a ello, enfatizó que la reivindicación también es para los antiguos pobladores de esta zona.

"Cuando hablamos de la noche triste, pensamos en Cortés y los españoles que invadieron estas tierras. Cuando decimos la Noche Victoriosa, reivindicamos a hombres y mujeres que fueron acribillados en la masacre del Templo Mayor, pero también reivindicamos a los antiguos pobladores "La historia comúnmente se escribe desde una visión y porque también es justo y necesario que traigamos al debate público las voces de las mujeres, de los pueblos indígenas, de los afrodescendientes. Buscamos esclarecer los hechos violentos del pasado para dignificar la voz de víctimas. Saber qué pasó, quién fue responsable, darle el lugar al presente de quienes padecieron esa violencia", sostuvo.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), una de las figuras más temidas durante la conquista de Tenochtitlan y los pueblos de América fue la de Pedro de Alvarado. 

"Pedro de Alvarado, conocido entre los indígenas como Tonatiuh (el Sol) por su cabello rubio, se caracterizó por la crueldad que mostró en su trato hacia los indios, por la avaricia exagerada y por manifestar un temperamento violento, como lo mostró en la matanza del Templo Mayor de Tenochtitlan cuando Cortés partió al encuentro de Pánfilo de Narváez en 1520, suceso que desembocó en la famosa derrota de Cortés en La Noche Triste, y en la muerte del tlatoani Moctezuma II", sostiene el Instituto.

La titular del Ejecutivo local señaló que, en muchos años, se les hizo ver a los mexicanos una visión romántica de la Conquista.
"Durante mucho tiempo se nos hizo ver, o por lo menos fue la historia que yo aprendí en la escuela, que la conquista de México había sido casi romántica y que había habido sencillamente un encuentro de dos mundos, como después se le llamó. En realidad no fue así la historia", aseguró.

Hoy, las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México oficializaron el cambio: se modifica la nomenclatura del espacio público Plaza el Árbol de la Noche Triste por Plaza de la Noche Victoriosa.

Así lo dieron a conocer en el anexo de un Aviso publicado en la Gaceta oficial local, que muestra el Acuerdo de la Comisión de Nomenclatura de la Ciudad de México.

En el evento "Reivindicación de la Noche Victoriosa", que presidió Sheinbaum, la acompañaron el secretario de Gobierno, Martí Batres; la presidenta honoraria del Consejo de la Coordinación de Memoria Histórica y Cultural de México, Beatriz Gutiérrez Müller; la secretaria de Cultura, Vannesa Bohórquez; la secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación, Rosaura Ruiz; el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Diego Prieto Hernández, y el alcalde de Miguel Hidalgo, Abraham Borden Camacho.

SSB