COVID-19

Muere médico interno por Covid-19; denuncian negligencia

Jorge Alejandro López Rivas era médico interno de pregrado en el Hospital General de Ecatepec José María Rodríguez y murió por COVID-19

NACIONAL

·
'Durante la rotación en el servicio de urgencias, en diversas ocasiones entró a reanimar y tomar muestras de pacientes sospechosos de SARS-CoV-2 ' Foto: Cuartoscuro

Jorge Alejandro López Rivas era médico interno de pregrado en el Hospital General de Ecatepec José María Rodríguez y murió por COVID-19. Su caso sería la primera defunción en México por coronavirus SARS-CoV-2 de un estudiante de medicina en formación y además en un contexto de presunta negligencia, falta de equipo de protección personal, entre otras irregularidades, según denunciaron sus compañeros.

Ante los hechos, el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) aseguró que los trabajadores cuentan con protección personal, diagnóstico y atención médica por COVID-19, pero la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la UNAM, donde estudiaba Jorge, decidió retirar a todos sus alumnos del Hospital General de Ecatepec y llamó a su comunidad de internos de pregrado de esta y otras sedes a denunciar cualquier irregularidad.

Dos compañeras entrevistadas y un documento difundido por los internos relatan que Jorge laboraba en el área de urgencias a pesar de que hay un acuerdo entre universidades y autoridades para que los internos no estén en áreas de contacto directo con pacientes probables o confirmados de COVID y el departamento de urgencias es una de estas.

“Durante la rotación en el servicio de urgencias, en diversas ocasiones entró a reanimar y tomar muestras de pacientes sospechosos de SARS-CoV-2, por indicación de su superior en turno sin contar con el equipo mínimo indispensable (guantes, cubrebocas, bata, etcétera”, dice la carta difundida en redes sociales.

Empezó a sentirse mal el 12 de diciembre y lo manifestó a un médico del hospital general de Ecatepec pero le pidieron que siguiera con su guardia. Primero tuvo diarrea, dolor articular y muscular y pérdida del olfato y gusto.

La noche del 14 de diciembre tuvo fiebre en casa y tomó medicamentos contra este síntoma. Fue al triage respiratorio del hospital al día siguiente pero tampoco lo consideraron caso sospechoso y el médico encargado del servicio le pidió quedarse a hacer su guardia “porque no se veía tan mal”.

De acuerdo con una de sus compañeras, Jorge pidió que le hicieran la prueba PCR, pues tener el resultado positivo era condición necesaria para que le otorgaran la incapacidad. Sin embargo, su unidad lo envió el día 15 a hacerse la prueba al Hospital General de Las Américas.

 El 18 de diciembre fue la tercera y última vez que Jorge intentó pedir ayuda en su hospital, pero como aún no tenía resultados de la prueba, le pidieron que cumpliera su guardia o se le tomaría como inasistencia, sin embargo “él ya presentaba disnea. Se tuvo que ir”, dijo una de sus compañeras.

En esas tres oportunidades, el médico Interno Jorge López Rivas y compañeros suyos hicieron saber de la gravedad de su caso a las áreas de urgencias, enseñanza y epidemiología, sin que se tomaran mayores acciones.

“El 21 de diciembre le llamé y me dijo que ya tenía oxígeno porque lo vio un médico particular en casa y Jorge saturaba a 79 por ciento”, añadió la médica interna entrevistada, quien pidió anonimato por temor a represalias.

Los resultados de la prueba de COVID-19 seguían sin llegar. Jorge empeoró y en el área de enseñanza se limitaban a pedir que el interno viera la forma de asistir a ser valorado al hospital pues de otra forma no se le daría la incapacidad.

La tarde del 4 de enero fue llevado muy grave al área de urgencias del Hospital General de Ecatepec, donde laboraba. Médicos residentes reanimaron a Jorge durante 40 minutos pero no pudo salir del paro respiratorio y murió.

“A las 9 de la noche me contactaron para preguntarme si el interno fallecido era Jorge y les dije que sí. Se trataba de los resultados de la prueba de COVID, que enviaron cinco minutos después”, recordó la compañera de Jorge.

Pese a que el ISEM aseguró en una tarjeta informativa que la prueba fue negativa, tanto la entrevistada como una hermana del médico confirmaron que la prueba fue positiva.

Tras los hechos, médicos internos de pregrado manifestaron que la carencia de equipo de protección y de materiales es frecuente, por lo que exigieron una solución, pues ellos no se niegan a llevar a cabo su internado.

“Esta muerte no debió suceder”, dijo Melisa Méndez, una médica interna egresada del Hospital General de Ecatepec y compañera de Jorge, quien pidió que se finquen responsabilidades.

El miércoles 6 de enero se llevó a cabo una reunión entre los inconformes, autoridades del ISEM, del hospital y de la Fes Iztacala de la UNAM.

Después de una minuciosa revisión del caso, la directora de dicha facultad, María del Coro Arizmendi Arriaga determinó retirar a todos los médicos internos de pregrado de dicha unidad médica, lo cual confirmó este jueves.

Dicha medida se mantendrá “hasta que se mejoren las condiciones para que todas y todos puedan realizar su trabajo, con las medidas de seguridad adecuadas”, indicó la FES en un comunicado.

Tras el fallecimiento, el ISEM aseguró que Jorge no laboraba en un área COVID-19 y que sus funciones no estaban dentro de los protocolos de atención a pacientes infectados.

Señaló que el 15 de diciembre el joven fue valorado y no se detectó COVID pues la prueba salió negativa, pese a que los familiares señalan lo contrario y tampoco menciona que el resultado de la prueba estuvo hasta el día del fallecimiento de Jorge.

La directora de la FES Iztacala, María del Coro Arizmendi lamentó la muerte de Jorge Alejandro, señaló que él fue ejemplo del compromiso y vocación de los alumnos de dicha facultad.

“No se dejará de exigir a las autoridades el reforzamiento de las condiciones necesarias para que nuestras y nuestros alumnos que así lo decidan continúen su preparación en los distintos hospitales, que tanto necesitan de su apoyo”, concluyó.

Foto: Especial 

Por: Gerardo Suárez 

Conoce casos de feminicidio en Que Nadie Nos Olvide