EFECTO PINOCHO

¿Qué es el efecto Pinocho y cómo deshacerte de él? Cinco tips para dejar atrás las mentiras y excusas

Las mentiras y excusas son parte del ser humano desde la infancia; sin embargo, hasta que crecemos nos damos cuenta de lo peligrosas que pueden ser para nuestras vidas. Aprende a cómo dejarlas de lado para mejorar como persona

ESTILO DE VIDA

·
Vivir con base en mentiras y excusas puede ser perjudicial para nuestras relaciones interpersonales.Créditos: Foto: Especial

Seguramente muchos de nosotros hemos escuchado o leído el cuento de Pinocho, el muñeco de madera que al decir mentiras le crece la nariz.

Recordando su historia, veremos que Pinocho es creado por Geppetto un carpintero, el Hada Azul le da vida y le da un compañero, Pepe Grillo, el cual tiene que hacer el papel de su conciencia. Siendo un niño de verdad va a la escuela y toma decisiones equivocadas al no escuchar a su conciencia, y como consecuencia termina encerrado en una jaula. Cuando acuden a su rescate y le preguntan qué fue lo que paso, él se justifica diciendo una mentira. Como sabemos, su nariz lo delata, ya que no puede ocultar la verdad. El resto del cuento ya la conocemos.

Podríamos decir que solo es un cuento para niños, pero es precisamente en la infancia cuando aprendemos a poner excusas. Nuestro entorno familiar nos enseñó a justificar los conflictos en lugar de enfrentarlos y aprender a manejarlos.

Piénsalo bien, cuando llegabas a casa con una boleta llena de malas calificaciones, se la enseñabas a tu mamá y molesta preguntaba: “¿Qué significan estas terribles calificaciones?” En ese momento de miedo, tu cerebro solo pensaba en estar a salvo y encontrar alguna fórmula mágica para que dejara de estar enojada y terminabas diciendo algo como: “sabes que no le caigo bien a la maestra, que la trae contra mí”. Y santo remedio, ya no había problema, porque tenías la mejor explicación o excusa.

Pero ahora que ya eres grande, te has preguntado si esa excusa solucionó realmente el problema. Estoy seguro que no.

Te podría interesar: ¿Qué es el Síndrome del Impostor? Cómo descubrir si lo padeces y tips para vencerlo

En el mundo adulto, solo podemos avanzar si desarrollamos la capacidad para resolver problemas y entregar resultados, una excusa no es nuestro pasaporte para seguir avanzando.

Nuestro cerebro es una maquina maravillosa, nos da la capacidad de recordar, tomar decisiones, crear planes, etcétera. Es nuestro mejor aliado para enfrentar la vida y subsistir, pero en algunas ocasiones puede actuar como nuestro peor enemigo.

Para seguir avanzando, es necesario enfrentar los problemas y solucionarlos. Para nuestro cerebro es muy incómodo el cambio que esto implica y es tan perezoso que al momento de incorporar un hábito nuevo nos va a engañar para posponerlo. Es por esta razón, que tenemos cierta tendencia a justificar aquellas acciones con excusas que -aparentemente- nos hacen sentir mejor.

Nuestro cerebro es una máquina llena de creativas ideas para crear excusas, creando una cadena interminable entre una y otra, lo peor de todo, es que en ocasiones creemos que son ciertas.

Te podría interesar: La prisa como estilo de vida: 5 tips para bajar el ritmo y encontrar calma

Por eso te comparto cinco tips para identificar tus propias excusas y combatir el efecto Pinocho:

  1. Darte cuenta. Es importante que tomes conciencia de cuándo y cómo utilizas las excusas. Esto te ayudará a crear un método personal que libere tu mente para impulsarla a crear y actuar, en lugar de justificar.
  2. Tomar responsabilidad. Lógicamente, cuando se comete un error o surge un problema, lo primero que puedes hacer es identificar qué ocurre y reconocer el papel que tienes en la situación. Asumir al menos un poco de responsabilidad, es el mejor antídoto para dejar las excusas a un lado y reducir la tentación de buscar culpables y ponerte a la defensiva.
  3. Tener claridad. Los objetivos son una manera de supervisar tu progreso. Trata de tener de manera clara cuáles son y así dejar de poner pretextos para alcanzar tus metas y ser coherente contigo mismo.
  4. Ser congruente. Evita decir que vas a hacer algo y luego terminas haciendo otra cosa. Se congruente y actúa según lo que dices y piensas. Este es uno de los principios más admirado en las personas ya que te hace ser una persona integra.
  5. Cumplir la palabra. Cada que te obligas a decir una excusa o un pretexto estás enviándote un mensaje inconsciente de que no puedes lograr ese objetivo. Al cumplir con lo que te has propuesto, tu autoestima se verá fortalecida y darás un paso para llevar una vida saludable y productiva.

Recuerda que la incomodidad que siente el cerebro es pasajera, no dejes vencerte. Una vez que el hábito se haya incorporado a tu vida, todo será mucho más fácil.

¡Deja de engañarte a ti mismo y dile adiós desde hoy al efecto Pinocho!

Soy Sergio Cazadero y te quiero compartir, cómo hacer para crecer.

www.sergiocazadero.com

consultor@sergiocazadero.com