RELACIONES DE PAREJA

¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional en niños? Con estas actividades tus hijos aprenderán mientras se divierten

La Inteligencia Emocional es la habilidad que tenemos las personas para comprender nuestras emociones y para los niños es fundamental desarrollarla

Es importante que los niños tengan la capacidad de reconocer sus emociones, y aprendan qué las desencadena. Foto: Pexels
Escrito en ESTILO DE VIDA el

La Inteligencia Emocional (IE) es la habilidad que tenemos las personas para comprender nuestras emociones y las de otros. Pero los niños requieren desarrollar ciertas habilidades para gestionarlas, tener autocontrol y empatía. Para que les sea más fácil, existen algunas actividades con las que pueden aprender mientras se divierten. 

Es importante que los niños tengan la capacidad de reconocer sus emociones, y aprendan qué las desencadena. Las habilidades emocionales de los pequeños son algo fundamental, advierten en el sitio Psicología y Mente, ya que si se potencian y se desarrollan correctamente les permitirá llevar mejor situaciones de frustración, dificultad o incertidumbre.

¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional en niños?

A veces como padres no es fácil saber en que momento hablar de las emociones con los hijos, y se nos escapan los momentos correctos, por eso te recomendamos algunos juegos y actividades que te ayudarán para lograr que los pequeños aprendan sin dejar de divertirse. 

Detective de emociones

Para realizar este actividad debes buscar diferentes personas en una revista, internet o cuentos y tratar de adivinar qué estado emocional tienen. Una vez que todos han acertado, cada uno deberá proponer las causas que le han llevado a sentirse así. El que sea el menos original, deberá hablar de cómo le ayudaría a sentirse mejor.

Guiñol emocional

Utiliza marionetas o cualquier juguete que le guste a tu hijo para involucrarle en que hable de sus emociones a través de sus muñecos, pues en ocasiones resulta más sencillo. 

Lo primero que tienes que hacer es escribir en pedazos de papel diferentes emociones, luego debes escoger un personaje y tres cartas al azar de la baraja y representar una historia que contenga esas tres emociones. Si ves que le cuesta pensar en tres o es demasiado fácil, incrementa el nivel añadiendo o disminuyendo las emociones o los personajes.

Las habilidades emocionales de los pequeños son algo fundamental. Foto: Pixabay

Mi caparazón seguro

Aprender a no reaccionar ante un enfado es difícil, para desarrollar la autorregulación en los niños deben aprender a identificar su enojo y se les puede proporcionar un un lugar seguro, al que le llamarás caparazón, el cual podrá hacer con sus manos para protegerse y respirar hasta que la tormenta pase.

Este caparazón le permitirá esconderse hasta que la emoción desaparezca. Escondido en él no reaccionará sin control y no hará cosas de las que luego se arrepienta.

Estatuas emocionales

Reconocer las emociones en los demás requiere poner atención a la información no verbal que las personas muestran. Para esta actividad los niños comienzan a moverse libremente, estirando el cuerpo o caminando como lo prefieran; y cuando suene una campana se tienen que quedar como una estatua expresando la emoción que se les indique.

Luego, el adulto que dan las indicaciones deberá "descongelar" todas las estatuas menos una para observar entre todos los rasgos del cuerpo y de la cara que expresan esa emoción.

Con información de Guía Infantil y Educación 3.0

kyog