CINE DE ORO

Actriz del Cine de Oro con el rostro más bello abandonó su carrera para vender casas

Isabel del Puerto no tuvo papeles estelares en el Cine de Oro, pero fue considerada uno de los rostros más bellos

ESPECTÁCULOS

·
En México filmó más de una decena de películas junto a importantes figuras de la época. Foto: Especial

La Época de Oro del cine en México dio a conocer a decenas e actrices, y la mayoría de ellas ganaron gran fama por su talento y hermosura, tal el es caso de esta actriz, quien fue reconocida por su bello rostro, pero decidió abandonar su carrera para dedicarse a otras actividades, como la venta de casas

Su nombre real es Elisabeth von Hortenau, nació en Viena el 7 de agosto de 1921, en el Cine de Oro fue conocida como Isabel del Puerto. Era descendiente de la realeza austriaca, hija de Charlote Héléne Beer y de Alfred Joseph von Hortenau, oficial de caballería en el Ejército Imperial de Autro-Hungría e hijo del archiduque Otto Franz Joseph Karl Ludwig María de Austria (Casa de Habsburgo-Lorraine).

Isabel del Puerto no tuvo papeles estelares, y más bien le tocó personificar a la amante, la novia despechada o la infractora de la ley, sin embargo, realizó más de una decena de películas en nuestro país entre 1949 y 1951. Entre ellas: "Una familia de tantas", "Hay lugar para…dos", "Confidencias de un ruletero", "Matrimonio y mortaja" y "Rosauro Castro".

Su nombre real es Elisabeth von Hortenau, nació en Viena el 7 de agosto de 1921. Foto: Especial

La última que filmó en México fue "El gendarme de la esquina", de Joaquín Pardavé, antes de participar en una cinta de Hollywood filmada aquí, Captain Scarlett (El capitán Escarlata), de Thomas Carr, y en la que alternó, con Leonora Amar, Manolo Fábregas, Eduardo Noriega, Carlos Múzquiz y Jorge Treviño. 

Se le atribuyen a Del Puerto otras cintas, "Mi madre querida" y "Nunca besaré tu boca"; años después de su retiro participó en dos cintas, en papeles muy pequeños.

Su llegada a México

A los cuatro años debutó como bailarina bajo la tutela de Isadora Duncan y de su abuela María Schleinzer, quien era vedette en la Ópera de Viena. Se cuenta que cuando era niña, junto con su madre, fue una de las últimas personas que visitó y vio con vida a la Emperatriz Carlota antes de su muerte en 1927.

La bella actriz asistió al Centro Sperimentale di Cinematografía en Roma, Italia, luego emigró a Estados Unidos, donde tuvo algunas actuaciones en Broadway antes de llegar a México, en donde modeló para los almacenes Salinas y Rocha. De allí se lanzó a la actuación y se volvió una de las estrellas de la Época de Oro.

La bella actriz asistió al Centro Sperimentale di Cinematografía en Roma, Italia. Foto: Especial

Abandonó su carrera para vender casas 

En México hizo pocos papeles, y después abandonó su carrera como actriz. Aunque  tuvo otras actividades en las que destacó; según los pocos datos biográficos, se dedicó a las bienes raíces, a la gastronomía, publicó libros, fue periodista y también fotógrafa. 

Contó con muchas colaboraciones para la revista Time Life, en Nueva York, llevando simultáneamente varias cuentas en publicidad y relaciones públicas para Dayson Advertizing. También fue dueña y encargada de cocina de varios restaurantes, entre ellos El Cuchitril, famoso bistró de la Zona Rosa.

Se cuenta que al morir, la bella actriz estaba trabajando en su quinto libro (una novela de los años 1900). Una de sus obras es su autobiografía, titulada "A mi Manera". Otros dos libros que escribió son "La Llave y El Retrato", y el cuento para niños llamado "Sonia".

Entre sus tantas actividades al dejar el cine, se sabe que se dedicó a vender casas, ya que Isabel tuvo licencia otorgada por la AMPI, en México y el  NAR, en Estados Unidos. En sus últimos años, vivió en San Antonio, Texas. Murió de una embolia el 13 de marzo de 2014 luego de una breve hospitalización.

En México hizo pocos papeles, y después abandonó su carrera como actriz. Foto: Especial