JAKE GYLLENHAAL

Jake Gyllenhaal se arrepiente de haber actuado en esta película de Walt Disney Pictures

La película fue producida por Jerry Bruckheimer y Walt Disney Pictures, pero terminó siendo un desastre en taquilla

El actor Jake Gyllenhaal aumentó alrededor de 6 kilos de músculo para protagonizar la película. Foto: Especial
Escrito en ESPECTÁCULOS el

Jake Gyllenhaal comenzó su carrera actoral en 1991, cuando tenía tan sólo 11 años, por lo que apareció en filmes relacionados con los de su edad en ese momento. Pero sus actuaciones empezaron a llamar la atención cuando en 2001 protagonizó el filme Donnie Darko, por la que obtuvo el Premio Chlotrudis al Mejor Actor. Sin embargo, como todo histrión, tuvo un momento de debilidad y terminó aceptando un papel del que se arrepiente hasta la fecha.

Cuando tenía tan sólo 28 años recibió una llamada del productor Jerry Bruckheimer, quien le ofrecía un papel que lo podría catapultar a los blockbusters, pues el filme era de la casa productora Walt Disney Pictures y contaba con un elenco de primera, nos referimos a El príncipe de Persia: Las arenas del tiempo (Prince of Persia: The Sands of Time).

A pesar de que en 2007 Disney anunció el filme como una de las mayores producciones, cuyo estreno estaba programado para el 10 de julio de 2009, el rodaje se retrasó, ya que se vieron afectados por la huelga de escritores de Hollywood, que empezó en 2007 y concluyó hasta 2008. Esto llevo a que tuvieran problemas con el desarrollo del guión desde el principio.

Mientras que Gyllenhaal hizo un trabajo excepcional, porque tuvo que ganar más de seis kilos de músculo para realizar acrobacias y apegarse lo más que se pudiera al videojuego Prince of Persia, la producción estaba sufriendo, porque los tiempos no se ajustaban anunciaron el estreno de la película para el 28 de de mayo de 2010, aunque al estar cerca la premiere de Transformers: la venganza de los caídos, tuvieron que hacer un nuevo ajuste, dejando la fecha de llegada a los cines para el 21 de mayo de 2010.

Sin embargo, las casas productoras de Jerry Bruckheimer Films y Walt Disney Pictures tuvieron que hacer un gasto descomunal para que los efectos especiales quedaran bien definidos, lo que elevó drásticamente el costo de la producción. 

Problemas de opiniones

No importó que el filme tuviera a actores como Jake GyllenhaalGemma Arterton, Ben Kingsley y Alfred Molina, tanto los críticos como los fanáticos del personaje del videojuego no tuvieron compasión y destrozaron a la película. Para empezar, porque acusaron al director Mike Newell de whitewashing o "blanqueamiento cinematográfico", pues en la saga del videojuego el protagonista es de nacionalidad iraní.

En taquilla sólo obtuvo 335 millones de dólares, lo que es considerado un fracaso, si se toma en cuenta que el costo de la producción fue de más de 200 millones de dólares, esto derivado de la inversión que se tuvo que hacer para que los efectos especiales estuvieran listos y bien trabajados.

Años después de este fiasco, Jake Gyllenhaal comentó que había aprendido mucho de esa película y se dijo arrepentido de haber participado, pues "desde entonces he pasado tiempo convenciéndome de si soy adecuado para ciertos papeles y por qué los elijo. Deslices como este nunca van a olvidarse y es inevitable pensar 'eso no estaba bien para mí', que 'no pudo encajar'. Ha habido desde entonces otros papeles como ese, pero también otros papeles en los que sí encajé".

Prueba de que Gyllenhaal aprendió la lección fue que tuvieron que pasar 10 años para que el actor aceptara estar en otro blockbuster como fue Spider-Man: Lejos de casa (Spider-Man: Far From Home), película que se estrenó en 2019 y en la que el histrión tuvo una participación destacable.

hmm