Haz tu denuncia aquí
HERALDO PODCAST

¿Por qué cambiamos para caerle bien a alguien? La ciencia explica la necesidad de encajar en sociedad

Seamos honestos, todos hemos mentido por convivir y así caerle bien a nuestro jefe o a ese compañero que admiramos, pero ¿está bien hacerlo?

TENDENCIAS

·
Para los expertos es normal querer cambiar por encajar.Créditos: Foto: Especial

Desde que nacemos, nos volvemos parte de una gran sociedad que se transforma día con día; desde usos y costumbres, hasta los gustos culturales o artísticos se mueven rápidamente, generando una necesidad en nosotros de adaptarnos para ser parte del contexto en el que vivimos.

Todos lo hemos hecho, hemos cambiado nuestros comportamientos, creencias o incluso nuestra forma de ser para tratar de encajar con un grupo o caerle bien a una persona para poder convivir, pero ¿por qué lo hacemos? Aquí te contamos algunas razones científicas detrás de ello.

Te podría interesar: ¿Estoy preparado para tener hijos? 3 claves para decidir si estás listo para ser papá o mamá

La necesidad de cambiar

De acuerdo con investigadores en psicología social, los seres humanos somos muy propensos a cambia nuestro juicio y opiniones debido a que siempre estamos en búsqueda de pertenecer a un grupo.

En este sentido, la familia, los amigos y demás círculos sociales como el trabajo o escuela, nos hacen analizar nuestro comportamiento y cambiarlo para no quedar fuera del contexto en el que nos desarrollamos.

A este fenómeno psicológico se le conoce como ‘conformidad’, la respuesta a estímulos ya sea físicos o imaginados, que pueden provocarnos presión ante normas o expectativas sociales.

Te podría interesar: ¿Los concursos de belleza deben prohibirse? Argumentos a favor y en contra de certámenes como Miss Universo

¿Por qué lo hacemos?

Para los psicólogos, cambiamos algunos rasgos de nuestra personalidad por distintas razones, entre las que se encuentran ceder a a presión grupal por miedo al rechazo; no conocer algún tema y buscar sabiduría a través de los demás o ganar una recompensa o aprobación para evitar castigos específicos.

Y si te preguntas si está mal, para algunos expertos, cambiar determinados rasgos puede traer consecuencias a nuestra personalidad, como baja autoestima o rechazo por mentir o tratar de imitar acciones de otros; sin embargo, otros aseguran que estamos en un constante proceso de evolución y aprendizaje. Mientras los cambios sean en pro de ser mejor persona, es algo válido.