¿Cuál es la forma correcta de referirse al penacho de Moctezuma?, aquí te explicamos

En 1596 el penacho formó parte de la colección del Castillo de Ambras, y para 1814 esta colección fue expuesta en el Palacio del Belvedere, en Viena

¿Cuál es la forma correcta de referirse al penacho de Moctezuma?, aquí te explicamos
El Penacho de Moctezuma fue restaurado en el Museo de Etnología de Viena. Foto: Cuartoscuro

La forma correcta de referirse al Penacho de Moctezuma es Quetzalapanecayotl, este y otros datos fueron retomados del libro El penacho del México Antiguo por el escritor Enrique Ortiz García, quien los compartió a través de su cuenta de Twitter.

De acuerdo con el autor del libro Las Águilas de Tenochtitlán, el registro más antiguo que se tiene sobre el penacho en Europa data de 1596, en el que era descrito como “sombrero morisco” en el inventario de la sucesión de Fernando II de Tirol. 

Está compuesto de cuatro plumas de aves: plumas caudales de quetzales macho, las cuales son de color verde iridiscente; plumas de pájaro vaquero, de color café; plumas de azulejo real de color azul turquesa, así como de espátula rosada, en tonos rojos y rosa. 

Foto: Twitter/@Cuauhtemoc_1521

Es posible que en su primera carta de relación, Hernán Cortés se refería al famoso “penacho” como "una pieza grande de plumajes de colores, que se pone en la cabeza y que hay a la redonda de ella 68 piezas pequeñas de oro (...) y de bajo de ellas 20 torrecitas de oro".

Ortiz García también refiere en su hilo de Twitter que en 1596 el penacho formaba parte de la colección del Castillo de Ambras, la cual fue expuesta 1814 en el Palacio del Belvedere, en Viena, donde permaneció por más de 60 años. 

Las medidas del penacho son 178 cm de ancho por 130 cm de alto, además tuvo mil 544 piezas metálicas, las cuales originalmente eran de oro y en forma de media luna, disco y escamas rectangulares. En su estructura está compuesto por varillas de madera, hilos de agave y algodón, papeles de fibras, cuero y plumas. También está hecha a base de dos grandes redes hechas de hilos de algodón y agave.

Foto: Twitter/@Cuauhtemoc_1521

El naturalista Von Hochstetter encontró la pieza en 1878 y realizó una restauración pensando que era un estandarte, por lo que cambió su morfología flexible y tridimensional, y la volvió “plana” como actualmente se exhibe; incluso también se pensó que era una capa, pero no es cierto.

Foto: Twitter/@Cuauhtemoc_1521

Otro de los elementos que permite confirmar que se usaba en la cabeza y no como capa, fue que la pieza en sus orígenes tenía un pico de oro en la parte frontal: sin embargo, esta pieza ya no existe, se cree que pudo ser fundida por el valor de ese metal.

Asimismo, se dice que originalmente el penacho tuvo alrededor 500 plumas caudales de quetzales macho y que cada una de ellas fue atada a la estructura de malla y varillas, así como entre ellas, con el fin de imitar a un ave en sus danzas y rituales.

Foto: Twitter/@Cuauhtemoc_1521

También es posible que haya sido parte del vestuario utilizado por sacerdotes durante ceremonias y rituales, para representar una deidad, como Quetzalcoatl. 

Foto: Twitter/@Cuauhtemoc_1521

brc


Compartir