UNAM

¡Modo superheroína! Cerebro de las mamás se protege de enfermedades y mejora sus habilidades

La UNAM explica cuál es la hormona que se activa durante la maternidad y que motiva a las mamás a proteger a sus hijos

TENDENCIAS

·
Foto: iStock

La maternidad es un tema que sigue causando fascinación a la ciencia, se ha comprobado que el cuerpo de las madres sufre grandes cambios durante el embarazo y al dar al luz, algo que también sucede en el cerebro de las mujeres y que podría resultar útil para el tratamiento de enfermedades neuropsiquiátricas. 

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) habla sobre el tema y de un estudio reciente sobre una de las hormonas más importantes durante el embarazo y la lactancia funcionaría como protectora para el cerebro, evitando enfermedades relacionadas con él. 

Se trata de la prolactina y este descubrimiento resultaría útil en tratamientos contra enfermedades neuropsiquiátricas, como el párkinson, en las que se usan fármacos relacionados con la dopamina. 

El cerebro de las madres 

María Teresa Morales Guzmán, directora del Instituto de Neurobiología, descubrió junto a su equipo que una lesión provocada por un fármaco epileptogénico daña menos a ratones hembras que se encuentran lactando a su crías, en comparación con aquellos roedores que no son madres. 

El estudio arrojó que la prolactina regula la neurotransmisión y hace menos severa la lesión, además de que tiene efectos antiflamatorios y antiapoptóticos, y controla la disfunción mitocondrial que ocasiona una lesión en el cerebro. 

La maternidad y el cerebro 

Científicos han descubierto los cambios que experimenta una mujer no sólo en el cuerpo, sino también en el cerebro desde el momento de la fecundación y hasta después de que da a luz. 

Morales Guzmán explicó, para la UNAM, que un estudio en ratas indicó que las madres tenían un mejor desempeño en pruebas de memoria espacial, pues podían encontrar más rápido una solución que las llevara a encontrar alimento. 

“Se ha visto que el mejoramiento de la memoria espacial se mantiene y, en ratas y ratones, a largo plazo se ha observado una menor cantidad de marcadores de envejecimiento”, señala Morales Guzmán. 

Además, explicó, que las madres mejoran sus habilidades de cacería. En los humanos, se han realizado diversos estudios en los que se encontró que las madres desarrollan nuevas habilidades, incluso aquellas que adoptan bebés. 

Con información de la UNAM 

cvg