COLUMNA INVITADA

Primordial reducir la brecha de género en el ámbito laboral

La búsqueda por la equidad al interior de las organizaciones es un tema que requiere de la reflexión y de la cooperación desde distintas aristas, toda vez que la mayoría de los desafíos provienen del tejido social

OPINIÓN

·
Almudena Suárez / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

La participación de la mujer en diversas industrias es fundamental para el crecimiento de la economía de cualquier entidad. Generar condiciones favorables que nos permitan alcanzar el desarrollo y el éxito, implica que existan más oportunidades e iniciativas de inclusión, en donde las mexicanas, en el mercado laboral, accedan a empleos bien remunerados y de calidad, ya que es uno de los factores críticos para el desarrollo de nuestro país.

A pesar de los avances y de las herramientas que existen actualmente para mejorar las condiciones laborales, aún persiste una evidente brecha de género en México, incluso llegando a ser una de las más altas en la región, pues el 60 por ciento de las mujeres trabajadoras carecen de protección social y derechos, ocupando así la cuarta tasa de participación laboral más baja de América Latina.

La búsqueda por la equidad al interior de las organizaciones es un tema que requiere de la reflexión y de la cooperación desde distintas aristas, toda vez que la mayoría de los desafíos provienen del tejido social.

En AbbVie, estamos comprometidos con la igualdad, la equidad, la diversidad y la inclusión y promovemos una cultura incluyente que permita, entre otras cosas, reforzar la representación de las mujeres en niveles de liderazgo. Tres acciones poderosas que una empresa puede tomar son:

1) Compromiso. Establecer una cultura diversa e inclusiva como un imperativo empresarial, lo cual incluye tratar a todos los colegas con dignidad y respeto, de manera que les permitamos desarrollar y liderar sus carreras.

2) Dar acceso. Para contratar cualquier posición, debe existir una competencia entre candidatos de diferentes géneros que cumplan con el perfil.

3) Mejorar la cultura. Generar una cultura basada en el respeto que fomente de manera igualitaria el involucramiento de los colaboradores, indistintamente de su género, en las actividades y responsabilidades del hogar y la familia.

Es prioritario lograr un cambio acelerado dentro de las organizaciones para garantizar espacios y ambientes seguros para las mujeres. Llevar a cabo acciones con perspectiva de género debe ser una realidad, ya que no solo permite crear un mundo más equitativo, sino que también beneficia directamente a las empresas, ya que les permite contar con una base de talento más diversa, y por lo tanto creativa e innovadora.

POR ALMUDENA SUÁREZ
DIRECTORA DE ASUNTOS CORPORATIVOS EN ABBVIE MÉXICO

CAR

Sigue leyendo:

Los tiempos de la inteligencia artificial

Sin pactos, que pierda el miedo y gane la democracia

La ley no se negocia