AYER PENSABA DISTINTO

El esfuerzo valió la pena

La Corte votó por la inconstitucionalidad de la penalización del aborto. Pero la sentencia es sólo la cúspide de un logro mucho más profundo

OPINIÓN

·
Fernanda Caso / Ayer pensaba distinto / Opinión El Heraldo de México

En marzo de 2020 hubo enormes marchas y un #DíaSinMujeres que parecían haber cimbrado al país. Los medios y universidades se plagaron de mesas, foros de discusión y artículos sobre la inequidad salarial, la violencia feminicida, el acoso y abuso sexual. Fueron semanas energizantes donde por fin parecía que se estaban visibilizando luchas de décadas y donde los debates públicos generaron discusiones valiosísimas dentro de las aulas de clase, las oficinas y los hogares.

Sin embargo, unos días después, el COVID se instaló provocando que el mundo entero volteara los ojos a la pandemia. Era natural… y necesario. La humanidad necesitaba resolver su propia supervivencia y el resto de los problemas pasaron a segundo plano. Sin embargo, al ver este súbito silencio en el movimiento feminista- aparentemente imparable- me hizo dudar: ¿realmente ha servido de algo tanto esfuerzo, tantas marchas, tantas consignas y pintas durante años? 

El presidente había mostrado nula sensibilidad ante los reclamos feministas, las empresas no estaban haciendo cambios sustanciales en sus dinámicas internas y las leyes permanecían intactas. ¿Estaba el movimiento valiendo la pena?

 La respuesta es sí y ayer fue una contundente confirmación de eso.  La Corte votó por la inconstitucionalidad de la penalización del aborto. Pero la sentencia es sólo la cúspide de un logro mucho más profundo. Me sorprendió no ver a una derecha conservadora más organizada luchando en contra, me sorprendió que la decisión en la Corte se tomara por unanimidad, con base en un amplio reconocimiento de derechos y sin resistencias internas. Todo eso es logro de las miles de mujeres que han levantado la voz desde hace décadas para cambiar el paradigma, haciendo ver que lo que se discute no es si el aborto está bien o mal, sino cómo debe el Estado reaccionar ante él. Son estas mujeres activistas quienes han logrado permear y erosionar los movimientos anti-elección con ideas.

Ha sido logro de las organizaciones, periodistas, académicas y activistas, que han peleado desde hace décadas en los tribunales por arrojar luz sobre las cifras, las injusticias, la violencia, la pobreza y lo que implica que una persona sea entendida como completa, dueña de su propio cuerpo y capaz de decidir lo que pasa adentro de él. No… no se trata de nuestra opinión sobre el aborto. Se trata de que ninguna mujer debería estar en la cárcel por abortar.  Y nunca más en México una va a estar. El esfuerzo valió la pena.  

POR FERNANDA CASO 
FERNANDACASO@HOTMAIL.COM
@FER_CASO

psc