COLUMNA INVITADA

¿Las renovables generan problemas de confiabilidad?

Cada día tienen más participación en mercados eléctricos

OPINIÓN

·
Carlos Flores / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Desde el inicio de la actual administración, las principales autoridades del sector energético han repetido que la fuente renovable, por ejemplo eólica o fotovoltaica, es “intermitente” y, por ende, ocasiona problemas de confiabilidad al sistema eléctrico. ¿Eso es cierto? ¿Qué pasa realmente?

Las renovables son variables. En ocasiones sopla más o menos el viento, y la irradiación solar crece por la mañana y decrece por la tarde, eso es inherente. Esa variabilidad provoca que, comparado contra tecnologías convencionales, las renovables tengan menor certidumbre en su capacidad para estar disponibles en un determinado momento.

¿Eso implica que ocasionan problemas de confiabilidad? No.

En mercados eléctricos más avanzados, donde la variabilidad de las renovables no se utiliza como una excusa, han implementado acciones que permiten aumentar la certidumbre. Por ejemplo, nuevas y más precisas técnicas de pronóstico de generación, o diseñar el sistema con centrales de renovables geográficamente dispersas, lo cual, en el conjunto reduce la variabilidad.

También, la Reforma Energética proveyó al Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) de mecanismos para asegurar la confiabilidad del sistema. Por ejemplo, puede asignar el despacho de las hidroeléctricas sin que estas compitan en el mercado. También cuenta con la Asignación Suplementaria de Centrales por Confiabilidad, en la cual, para asignar, considera no a las ofertas de compra que haya recibido, sino su propio pronóstico de demanda (si cree que habrá más demanda, puede asignar más centrales). Por último, cuenta con el Mercado de Tiempo Real, en el que ajusta las pequeñas diferencias que hubiera entre la generación y las condiciones reales de demanda en cada momento.

Finalmente, el avance tecnológico permite que las centrales eólicas y algunas fotovoltaicas puedan ahora proveer servicios de soporte a la confiabilidad que antes eran exclusivos de las centrales térmicas, por ejemplo, control primario de frecuencia, inercia sintética, o incluso control secundario.

Las renovables cada día tienen una participación mayor en mercados eléctricos alrededor del mundo. En lugar de quejarse, esos mercados aprendieron a beneficiarse de ellas, de su costo bajo, y sus impactos ambientales positivos y en la salud. Ojalá que México retome pronto el rol primordial en la incorporación de renovables que tenía, hasta hace tres años.

POR CARLOS FLORES
ESPECIALISTA EN EL SECTOR ENERGÉTICO 
@ingcarlosflores

DZA