#RUTA2021 Los saldos

Podría decirse que la única sorpresa es el resultado de las alcaldías de la Ciudad de México

#RUTA2021 Los saldos
Alejandro Cacho / Touché / Opinión El Heraldo de México

Estamos a unas horas de conocer los resultados oficiales de las elecciones del domingo y, aunque las pasiones se han atemperado, es necesario hacer un balance con la cabeza fría.

Podría decirse que la única sorpresa es el resultado de las alcaldías de la Ciudad de México. En realidad, tanto la composición de la próxima Cámara de Diputados y el número de gubernaturas que ganaron las dos alianzas partidistas que compitieron estaban dentro de los pronósticos. Aún con aquellas elecciones estatales que se irán a tribunales, los números de ambos bandos no se alterarán significativamente. No fue una tragedia para Morena, ni avasalló oposición.

El partido en el gobierno administrará la mitad de las entidades federativas -incluyendo las que ya gobierna- y la otra mitad se la dividen PRI, PAN, Movimiento Ciudadano y el Partido Verde. Si los números se confirman, Morena tendrá mayoría en 18 Congresos locales, lo que le da ventaja, cierto. Con ese dominio, no tendría problemas en conseguir el respaldo de la mayoría de los legislativos estatales para confirmar reformas constitucionales.

El problema será que, como se pronosticó, el partido de López Obrador logró consolidar su presencia. Tendrá mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, sí, que le permitirá aprobar leyes y el presupuesto sin voltear a ver siquiera a la oposición. Pero, se quedó lejos de la mayoría calificada, necesaria para reformar la constitución.

En ese caso, tendrá que lograr acuerdos con los diputados de oposición o sumar a legisladores. Claro, la sorpresa en esta elección se produjo en en Valle de México. Nadie esperaba que la alianza PRI-PAN-PRD le arrebatara a Morena la mayoría de las alcaldías de la Ciudad de México. Ganaron 9 de 16 y se quedaron muy cerca de quedarse con otras dos.

Es particularmente significativo porque estamos hablando del bastión de la izquierda en el país y la primera ciudad que gobernó el actual Presidente de la República. Aún así, la mitad de los habitantes en la capital del país serán gobernados por Morena y la otra mitad por la alianza opositora que llego para quedarse, según ellos mismos dicen.

Eso sí, la Ciudad de México se convertirá en un tablero de ajedrez, según algunos, o en un campo de batalla política sin cuartel, para otros, y punto de partida para el avance territorial de la alianza opositora. Significativa también la derrota de Morena en el antiguo corredor azul de municipios conurbados. Huixquilucan refrendó el amplio dominio panista, pero Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán y Cuautitlán Izcalli pasaron de Morena a la oposición.

Morena refrendó su presencia en dos de los municipios más importantes del Estado de México: Ecatepec y Nezahualcóyotl. Otra victoria inesperada fue el avance de Morena en Tamaulipas, donde ganó la mayoría en el Congreso local y las principales
ciudades del estado.

Por supuesto, cada quien maneja los números a su favor. Pretenden que veamos más grandes las victorias y menos graves las derrotas. Vendrán las valoraciones de acuerdo con el número de votos absolutos por partido, a la cantidad de mexicanos que gobiernan o a la cobertura territorial por partido.

De lo que no hay duda, es que la recomposición de fuerzas políticas determinará la segunda mitad del sexenio de López Obrador, la consolidación de la 4T. Pero, lo más importante es que -tal vez- estamos frente al inicio de una nueva manera de lograr acuerdos legislativos y gobernar en coalición.

POR ALEJANDRO CACHO
CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM
@CACHOPERIODISTA

MAAZ


Compartir