COLUMNA INVITADA

Embate a la clase media

El Presidente incluyó dentro de sus enemigos a quienes conforman este fragmento dinámico de la sociedad

Juan Carlos Romero Hicks/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

“La solidaridad es mejor que la lucha de clases y en ella está la capacidad que tenemos para conjuntar nuestras voluntades, por encima de nuestras diferencias, y a pesar de nuestras divergencias, en aras de la meta superior que es México”.

Manuel J. Clouthier

En días pasados, el Presidente López Obrador ha incluido dentro de las categorías peyorativas con las que califica a sus “enemigos” a la clase media. El 13 de junio dijo que “un integrante de clase media, media-media, media-alta, incluso con licenciatura, maestría o doctorado, está muy difícil de convencer [...] es una actitud aspiracionista, triunfar a toda costa y querer salir adelante. Muy egoísta”. El 24 de junio dijo “Una clase media manipulada fue la que permitió el fascismo de Hitler, en Chile, el golpe de Estado contra el presidente Allende fue respaldado por la clase media, la clase media no informada apoyó a Pinochet, la clase media manipulada no informada respaldó a Huerta en el asesinato a Madero”.

El ejemplo en donde ataca a la clase media educada responde a que unos días antes Morena perdió 23 por ciento de su votación en quienes tienen preparatoria, universidad o posgrados y el ejemplo en donde utiliza comparaciones históricas absurdas e imprecisas responde a su intento por explicar la derrota de Morena en la CDMX. No está de más recordar que no fue “la clase media manipulada” la que llevó a Hitler al poder, fue el voto democrático en un escenario que se puede comparar mejor con la historia de López Obrador que con la de Pinochet o la de Huerta.

De igual modo y dejando un poco los comentarios desafortunados del presidente López Obrador, una mayor clase media es algo positivo. En octubre de 2012, Felipe Calderón mencionó con orgullo que México se estaba convirtiendo en una sociedad de clase media, poniendo como ejemplo el crecimiento en el mercado de vivienda y de automóviles. La consolidación de la clase media es el mayor éxito posible en un país y es la única forma de alcanzar un desarrollo sostenido; es el modelo del rumbo que siguió Europa, en donde se busca el crecimiento de la clase media y la reducción de las clases altas y bajas. No es un modelo perfecto ni exento de problemas, pero se logra un desarrollo mucho más homogéneo frente al modelo piramidal en donde hay una clase alta muy reducida y mucha pobreza.

Hoy lo realmente urgente es construir una agenda nacional que incluya estímulos económicos y políticas para la mejor distribución del ingreso; que se combata la corrupción y la impunidad, y que impulse la consolidación de las instituciones y los órganos autónomos. Se necesita solidaridad, no estamos para seguir con divisiones ni mucho menos para revivir categorías anacrónicas que sólo sirven para ahondar en nuestras diferencias, como la batalla contra la clase media a la que llama López Obrador o los conceptos de izquierda y derecha que, sin entender del todo, repiten constantemente quienes buscan polarizar.

POR JUAN CARLOS ROMERO HICKS
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PAN
@JCROMEROHICKS

DZA